América Latina

Presidente electo de México se muestra cordial con Trump

El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador saluda a sus partidarios al llegar al Zócalo, la plaza principal de la Ciudad de México, el domingo 1 de julio del 2018. López Obrador se atribuyó una victoria abrumadora en las elecciones presidenciales y ha llamado a la conciliación.
El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador saluda a sus partidarios al llegar al Zócalo, la plaza principal de la Ciudad de México, el domingo 1 de julio del 2018. López Obrador se atribuyó una victoria abrumadora en las elecciones presidenciales y ha llamado a la conciliación. AP Photo

La mañana siguiente de su abrumadora victoria, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador agradeció al presidente Donald Trump su mensaje de felicitación y dijo que contactará al mandatario estadounidense "para llegar a un entendimiento".

López Obrador dijo el lunes en una entrevista con la cadena Televisa que el tuit de Trump el domingo por la noche "fue muy respetuoso. Eso es lo que vamos siempre a procurar con el gobierno de Estados Unidos, que haya respeto mutuo".

Trump tuiteó el domingo que "espero de verdad poder trabajar con él [López Obrador]. Hay mucho que hacer en beneficio de tanto Estados Unidos como México".

"Nunca le vamos a faltar el respeto porque queremos que nos respeten", dijo López Obrador. "En el momento apropiado vamos a contactarlo para llegar a un entendimiento" con el gobierno de Trump.

"Somos conscientes de la necesidad de mantener buenas relaciones con Estados Unidos", agregó. López Obrador ha sido comparado con Trump por su retórica populista y nacionalista, así como por su escepticismo pasado sobre el Tratado Comercial de América del Norte.

Pero López Obrador dijo que apoya llegar a un acuerdo en la renegociación del TLC con Estados Unidos y Canadá. Las conversaciones se han estancado sobre las demandas de Washington sobre el tratado de libre comercio, firmado en 1994.

López Obrador dijo que propondrá que su propio equipo de expertos participe en las negociaciones. El candidato ganador agregó que presentará esa propuesta el martes en una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto.

López Obrador declaró a Televisa que respetará al equipo de negociadores que ya está trabajando en el asunto y les permitirá seguir representando a México hasta que asuma el cargo el 1 de diciembre.

López Obrador dijo que desea tener información sobre lo que se discute y "para ayudar en todo lo que podamos".

Con poco más la mitad de los votos contados el lunes, Obrador tenía aproximadamente el 53.7 por ciento de los sufragios, un margen asombroso no visto en el país en más de tres décadas.

López Obrador, quien hizo campaña con promesas de transformar a México y sacar "a la mafia del poder", aprovechó la gran inconformidad de los electores y el descontento con el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente Enrique Peña Nieto, y había liderado las encuestas de opinión desde el comienzo de la campaña.

El PRI, que dominó la política mexicana durante casi todo el siglo XX y volvió a la presidencia en el 2012, estaba en camino de sufrir fuertes pérdidas, no solamente la presidencia sino en otras carreras también.

En unas palabras breves en un hotel de la región central de México el domingo ya tarde, López Obrador llamó a la conciliación después de una campaña polarizadora y prometió cambios profundos pero con respeto a la ley y el orden constitucional.

"Confieso que tengo una ambición legítima: pasar a la historia como un buen presidente de México", dijo López Obrador, quien había perdido sus dos postulaciones presidenciales anteriores. "Deseo con toda mi alma poner en alto la grandeza de nuestra patria".

López Obrador dijo: "El nuevo proyecto de nación buscará establecer una auténtica democracia, no apostamos a construir una dictadura abierta o encubierta, los cambios serán profundos pero se darán en apego al orden legal establecido".

Sp_APTOPIX_Mexico_Elections_89907.jpg
Miles de partidarios del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador celebran su victoria en la Avenida Madero de la Ciudad de México, el domingo 1 de julio del 2018. Ramón Espinosa AP

El conservador Ricardo Anaya, de una coalición organizaciones de izquierda y derecha, y el candidato del PRI, José Antonio Meade, reconocieron la derrota poco después que las urnas cerraron a nivel nacional. Un conteo rápido les daba alrededor de 22 y 16 por ciento, respectivamente.

López Obrador dijo que los derechos individuales y de la propiedad estarían garantizados, prometió respetar la autonomía del Banco de México y dijo que su gobierno mantendrá disciplina financiera y fiscal.

El presidente electo explicó que los contratos obtenidos bajo reformas energéticas aprobadas durante el gobierno de Enrique Peña Nieto se revisarán para identificar cualquier acto de corrupción o ilegalidad, pero que de otra manera se respetarán.

"No habrá confiscación ni expropiación... erradicar la corrupción será la misión principal", dijo.

López Obrador también habló de reducir la inmigración de los mexicanos a Estados Unidos a través del desarrollo económico.

"Los mexicanos podrán... trabajar y ser felices en el lugar que nacieron", afirmó.

Y en vez de usar la fuerza para combatir el alto nivel de violencia que asola a México, dijo que buscará solucionar las causas de raíz de esa violencia, como la desigualdad y la pobreza.

El conteo parcial de votos también mostraba probables victorias en las elecciones a gobernador para aliados de Morena, el partido de López Obrador, en al menos cuatro de ocho estados donde se realizaron esas elecciones, además del jefe de gobierno de la Ciudad de México. Se esperaba que la gobernación del estado central de Guanajuato quedara en manos del conservador Partido de Acción Nacional (PAN).

La firma encuestadora Consulta Mitofsky pronosticó que los aliados de Morena ganarían entre 56 y 70 escaños en el Senado, de 128 miembros, y entre 256 y 291 en la Cámara de Diputados.

  Comentarios