América Latina

Balda cree que se "hace justicia" por su secuestro con orden captura a Correa

El ex asambleista Fernando Balda (i), denunciante contra el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, asiste a la audiencia de revisión de las medidas cautelares a Correa el martes 3 de julio de 2018, en Quito (Ecuador).
El ex asambleista Fernando Balda (i), denunciante contra el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, asiste a la audiencia de revisión de las medidas cautelares a Correa el martes 3 de julio de 2018, en Quito (Ecuador). EFE

El ex asambleísta ecuatoriano Fernando Balda consideró el martes que la orden de arresto preventivo contra el ex presidente Rafael Correa significa que su país empieza a “hacer justicia” por el intento de secuestro que vivió en Colombia en 2012.

“Se ha empezado a hacer justicia de una manera ejemplar. Se ha dado un paso más importante en la administración de justicia en el caso de mi secuestro”, dijo Balda a los medios al concluir la audiencia en la que la Corte Nacional de Justicia (CNJ) de Ecuador impuso el arresto preventivo a Correa.

La medida fue decidida por la jueza Daniella Camacho después de que el ex mandatario desoyera su orden cautelar de presentarse ante la corte cada quince días a partir del 2 de julio, y en su lugar se personara en el Consulado ecuatoriano en Bruselas, donde Correa reside desde el año pasado.

Para Balda, la decisión de Correa “de no asistir ante el llamado de la jueza le ha convertido el martes en un prófugo de la justicia” y lo que “ha sucedido es consecuencia de los actos del ex presidente”.

“Primero cometió un delito criminal como es el secuestro de manera transanacional y segundo incumplió la medida dictada por una juez competente”, agregó.

Camacho refrendó el martes la petición de la Fiscalía General ecuatoriana de pedir a Interpol la localización del ex presidente, su captura y extradición con “difusión roja”.

Balda dijo que su intento de secuestro, frustrado por la Policía colombiana gracias a una llamada de un taxista que vio cómo lo metían en un vehículo por la fuerza, se trata de “un delito muy grave”, “de un crimen de estado”.

“Recibimos este momento con mucha madurez, con mucha responsabilidad. Y como lo hemos anunciado tiene que haber justicia para todos los crímenes de estado cometidos durante el correísmo”, declaró.

Correa gobernó Ecuador entre 2007 y 2017 y durante sus años de Gobierno dividió al país con políticas y leyes que la oposición califica de represivas.

Balda aseguró que no va “a descansar” y que su caso es “solo el primero” de los que se abrirán contra Correa, porque “vamos a impulsar justicia por todos los casos”.

Sobre la posibilidad de que el ex mandatario pida asilo político en Bélgica o en algún otro país, afirmó que es “el derecho del ex presidente”, pero anunció que lanzará una campaña internacional para convencer a esos gobiernos de que no hay ninguna persecución política, como reivindica Correa.

“Iniciaré un activismo primero en las embajadas europeas con sede en Ecuador, empezando por la de Bélgica, acudiré con mis abogados a presentarles las evidencias, para que constaten que esto no se trata de una persecución política sino de un grave crimen de estado”, concluyó.

  Comentarios