América Latina

Experto revela magnitud de enriquecimiento de ex presidente salvadoreño Saca

El ex presidente salvadoreño Elías Antonio Saca reacciona durante el quinto día de juicio el lunes 13 de agosto de 2018, en San Salvador (El Salvador).
El ex presidente salvadoreño Elías Antonio Saca reacciona durante el quinto día de juicio el lunes 13 de agosto de 2018, en San Salvador (El Salvador). EFE

Un experto financiero respaldó el lunes ante una corte de sentencia de El Salvador la confesión del ex presidente Elías Antonio Saca (2004-2009) sobre el desvío y lavado de más de 300 millones de dólares y de paso reveló la magnitud de su enriquecimiento con estos fondos.

Hugo Interiano, perito de la Superintendencia del Sistema Financieron, inauguró la fase de testimonios en el juicio que enfrenta Saca dando a conocer que el rendimiento financiero de sus empresas llegó hasta un 1.749 por ciento y su patrimonio creció más del 241 por ciento.

Explicó que las rentabilidades reportadas por las empresas de Saca “no se consideran razonables”, dado que mantenían el mismo sistema de costos y los socios no incrementaron sus aportes de capital.

La única explicación dada por Interiano a este inusual rendimiento fue el constante flujo de dinero malversado que recibieron por publicidad.

Dichos fondos provenían de las agencias Funes y Asociados, Anle y América Publicidad, que recibieron parte de los más de 300 millones de dólares que Saca confesó el pasado miércoles haber desviado y lavado.

Saca detalló en su confesión que pactó “sin licitación y de manera ilegal” con estas agencias el pago mensual de unos 100,000 dólares, y que el 80 por ciento era trasladado a sus empresas de radiodifusión.

Las 5 sociedades de Saca, señaló el experto, pasaron de registrar pérdidas en los años previos de su llegada al poder a reportar un rendimiento financiero de hasta el 1.749 por ciento durante su mandato.

Ejemplificó que el Grupo Samix registró en 2004 una pérdida del 1,66 por ciento y que en 2009 el rendimiento fue positivo en un 119,11 por ciento, similar comportamiento reportaron Promotora de Comunicaciones, Radio Difusión de El Salvador, Radio Difusión Usuluteca y Stereo 94.1 FM.

Otro detalle que Saca sacó a la luz durante su confesión es que, para que este dinero llegara a su patrimonio personal y “cubrir el origen ilícito”, dichas sociedades le pagaban un salario mensual de entre 4,000 y 60,000 dólares.

Interiano constató que estos fondos drenados del erario público efectivamente llegaron hasta los bolsillos del ex jefe de Estado, que gobernó bajo la bandera de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

“Hubo un incremento sustancial de patrimonio líquido al cierre de su período presidencial”, apuntó el experto, quien cifró los bienes de Saca al entrar al Gobierno en 3,66 millones de dólares y pasaron a 12,49 millones en 2009.

El patrimonio del ex secretario privado Elmer Charlaix, del ex gerente financiero de la Presidencia Francisco Rodríguez Arteaga y del ex empleado Pablo Gómez registraron incrementos entre 2004 y 20009.

El único patrimonio que registró pérdidas en este lapso fue el de Jorge Alberto Herrera, ex jefe de la Tesorería del Gobierno, dado que sus deudas fueron de más de 5,000 dólares en 2004 y llegaron a 36.673 dólares en 2009.

El perito describió que las empresas de Saca también incrementaron su patrimonio de manera considerable, sin que variaran su estructura de gastos ni elevaran su capital social.

Interiano es uno de los dos expertos que la Fiscalía llamó a declarar este lunes ante los jueces de sentencia, que inauguraron así la fase de recepción de testigos.

Se espera que en las próximas semanas testifiquen contra Saca y cinco de sus ex colaboradores al menos 25 testigos de cargo, a los que se sumarán otros seis que declararán solo contra Gómez.

Estos testigos forman parte de los más de 100 que la Fiscalía tenía previsto llamar a declarar al juicio, pero los fiscales decidieron el viernes reducir el número en razón de un trato alcanzado con Saca y otros cinco procesados.

El acuerdo estipula que, a cambio de confesar, Saca y Charlaix reciban 10 años de prisión, y que Rodríguez Arteaga purgue 6 años, los tres por los delitos de peculado y lavado de dinero.

Herrera aceptó recibir 3 años de cárcel por peculado, mientras que Julio Rank y César Funes, ex secretarios de Comunicaciones y Juventud, acordaron la pena de 5 años por el mismo delito.

Saca es el primer ex presidente de la democracia salvadoreña en afrontar un juicio y confesar delitos de corrupción, dado que su predecesor en el Ejecutivo, Francisco Flores (1999-2004), falleció antes de que se formalizase un proceso en su contra.

  Comentarios