América Latina

Imágenes muestran a cientos de inmigrantes en albergue improvisado en México

Nuevas imágenes muestran que cientos de personas que llegaron a México, con la caravana de miles de migrantes que atravesó Centroamérica, se encuentran en un albergue improvisado mientras esperan que las autoridades mexicanas les otorguen algún tipo de estatus legal.

Fotos y video proveídos por una activista política hondureña que se encuentra entre el grupo de unos 500 migrantes, muestra a las personas albergadas en casas de campaña en una especie de establo, en la ciudad de Tapachulas, estado de Chiapas. Hasta ahora los medios que cubren la caravana no ha tenido acceso al albergue.

Alejandra Martínez, de 20 años de edad, dijo que ella y otros inmigrantes en el albergue están solicitando que el gobierno mexicano les otorgue asilo para poder continuar legalmente su camino hasta la frontera con Estados Unidos. Su plan es pedir protección en EEUU.

Las imágenes de este albergue salen a la luz mientras la polémica que rodea la caravana de inmigrantes aumenta y el gobierno del presidente Donald Trump amenaza con cerrar la frontera sur del país, trasladar la milicia a esa zona y reducir la ayuda monetaria a países centroamericanos.


Se estima que unas 6,000 personas se unieron a la caravana de inmigrantes que salió desde Honduras, atravesó Guatemala y ahora se encuentra en México, con la intención de llegar a la frontera sur de EEUU. Las personas que viajan en la caravana han dicho que huyen de la violencia y la pobreza, y planean pedir asilo en la frontera.

El viernes, algunos miembros de la caravana derribaron una barrera guatemalteca en la frontera con México. Algunos lograron ingresar a territorio mexicano, pero la mayoría fueron obligados a retroceder por policías antimotines mexicanos que usaron gas pimienta.

Las autoridades mexicanas han informado a los inmigrantes que deben solicitar estatus legal en ese país pero no está claro qué tipo de estatus planean otorgarles.


Martínez, quien viaja sola, dijo que la intención del grupo que se entregó a las autoridades es seguir el proceso legal. Contó que le informaron que el proceso de pedir asilo político en México podría demorar hasta 45 días. Mientras, el grupo debe permanecer en el albergue, que Martínez describió como “un lugar para vacas”.

“Pero estamos bien”, dijo Martínez, quien forma parte del grupo político juvenil Los Indignados, que ha organizado grandes protestas contra el gobierno del presidente de Honduras Juan Orlando Hernández.

La activista dijo en una entrevista por teléfono que teme por su vida, si regresa su país.


Los inmigrantes se entregaron a las autoridades mexicanas el sábado. Desde entonces Martínez perdió contacto con sus familiares y amigos en Honduras. El lunes la activista, quien ha estado documentando la caravana a través de los medios sociales cuando tiene acceso a internet, se reportó desde el albergue en Tamaulipas diciendo “Estoy en peligro”.


Durante el fin de semana, medios de comunicación hondureños publicaron un video en el que presentan a Martínez como una opositora del gobierno infiltrada en la caravana. La activista dijo que ha participado en protestas pacificas y se ha defendido tirando gas pimienta a la policía antimotines y quemado gomas, respondiendo a los disparos de la policía.

“Si voy a Honduras me matan”, dijo Martínez. “Y seré otra mártir más. No sé qué hacer”.

  Comentarios