Explosivos colocados el viernes por agentes antinarcóticos de Perú para explotar las rústicas aeropistas, ubicadas principalmente cerca de los ríos Apurímac y Ene, la zona donde se produce más cocaína en el mundo.
Explosivos colocados el viernes por agentes antinarcóticos de Perú para explotar las rústicas aeropistas, ubicadas principalmente cerca de los ríos Apurímac y Ene, la zona donde se produce más cocaína en el mundo. Rodrigo Abd AP
Explosivos colocados el viernes por agentes antinarcóticos de Perú para explotar las rústicas aeropistas, ubicadas principalmente cerca de los ríos Apurímac y Ene, la zona donde se produce más cocaína en el mundo. Rodrigo Abd AP