América Latina

Feministas condenan “cobarde golpiza” a “presas políticas” en Nicaragua

Una mujer participa en un homenaje a las personas que perdieron las vida en las manifestaciones pasadas el domingo 28 de octubre de 2018, en la catedral de Managua (Nicaragua).
Una mujer participa en un homenaje a las personas que perdieron las vida en las manifestaciones pasadas el domingo 28 de octubre de 2018, en la catedral de Managua (Nicaragua). EFE

La ONG Articulación Feminista de Nicaragua condenó este jueves la “cobarde golpiza” a un grupo de 16 “presas políticas” de la cárcel La Esperanza, denunciado en días recientes, en el marco de una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos en protestas contra el Gobierno.

“Expresamos nuestra absoluta indignación y condena a la cobarde golpiza de la que fueron víctimas”, informó la organización no gubernamental este jueves en un comunicado.

Las feministas establecieron su posición ante la denuncia de que el 26 de octubre pasado, “un grupo de hombres encapuchados y sin identificación irrumpieron en las celdas de las mujeres prisioneras políticas y las golpearon brutalmente”.

Según los familiares de las detenidas, al menos 16 mujeres fueron agredidas la noche del 26 de octubre, por oponerse a que la líder comerciante Irlanda Jerez fuera trasladada a la cárcel La Modelo, exclusiva para hombres, a pesar de que las leyes lo prohíben.

“La escalada de represión y violencia que ejerce el Gobierno nicaragüense sobrepasa cualquier límite”, agregó la institución.

Las feministas afirmaron que los 558 “presos políticos” de Nicaragua, incluidas 46 mujeres, están sometidos a “condiciones inhumanas de detención, a tratos crueles y degradantes, a violaciones sexuales como métodos de torturas y en el caso de las mujeres, a la violencia machista de sus carceleros”.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Amnistía Internacional (AI), han emitido informes con denuncias similares.

Según los organismos internacionales, el Gobierno de Nicaragua realiza ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los Derechos Humanos.

Las organizaciones humanitarias nacionales como extranjeras también han señalado al Gobierno del presidente Daniel Ortega y su esposa la vicepresidenta Rosario Murillo, por la muerte de entre 325 y 528 personas, principalmente en manifestaciones contra su administración.

Ortega, quien reconoce 199 muertos y más de 200 reos, a los que llama “terroristas” y “golpistas”, niega todo tipo de responsabilidad y argumenta que está frente a un intento de “Golpe de Estado”.

“Las feministas nicaragüenses exigimos la liberación inmediata de las y los presos políticos, cuya privación de libertad es una grave evidencia de la criminalización de la protesta social por parte del régimen Ortega Murillo”, resaltó la ONG.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social, y se convirtieron en una exigencia de su renuncia, debido al saldo mortal de las manifestaciones.

  Comentarios