América Latina

Piden a gritos en Managua la liberación de los presos políticos de Daniel Ortega

Decenas de manifestantes opositores irrumpieron el sábado en un centro de compras en Managua para exigir la liberación de todos los “presos políticos” por protestar contra el gobierno del presidente Daniel Ortega desde abril pasado.

“Libertad para los presos políticos” y “Justicia” clamaron, entre otras consignas, los manifestantes antigubernamentales que, en su mayoría, acudieron cargando banderas de Nicaragua y matracas.

Los manifestantes llegaron hasta el área de comida justo cuando cientos de presentes almorzaban, según imágenes difundidas por la opositora Articulación de Movimientos Sociales y Organizaciones de la Sociedad Civil.

Durante el improvisado plantón, los manifestantes denunciaron las “torturas” que reciben “los presos políticos”.

Además, gritaron “¡Qué se vayan” del poder, en alusión al presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, a quienes responsabilizan de la crisis.

La antigua guerrillera sandinista Mónica Baltodano, quien tiene a un hermano preso en el marco de las protestas, dijo con megáfono en mano que están demandando la liberación de los “presos políticos”, que calculan en 558.

Al final entonaron el himno nacional y se retiraron del lugar, sin incidentes.

Posteriormente, el centro comercial fue custodiado por cientos de policías antimotines.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega y un saldo de entre 325 y 528 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de “golpe de Estado”.

Las manifestaciones contra Ortega comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 11 años en el poder.

  Comentarios