América Latina

Vicepresidenta de Nicaragua: En las protestas ‘ganó el amor’. Periodista denuncia torturas

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo durante un acto sandinista en Managua el 29 de agosto del 2018.
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo durante un acto sandinista en Managua el 29 de agosto del 2018. AP

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, dijo el lunes que las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, que comenzaron en abril pasado y que han dejado cientos de muertos, “fueron batallas espirituales”.

“Fueron batallas espirituales, contra principados y potestades y, en esa batalla, ganó el amor, venció el bien”, señaló Murillo, también primera dama, en un mensaje a través de medios oficiales.

La dignataria reconoció que este año “ha sido complejo, difícil” para Nicaragua, sin embargo, dijo, los detractores del gobierno “ni pudieron, ni podrán, porque el amor es más fuerte que el odio”.

“Veníamos avanzando con solidaridad, fraternidad, bien común, y vamos a seguir avanzando después de esa interrupción dolorosa”, anotó Murillo, quien leyó el Salmo 18 que se refiere al agradecimiento a Dios por las victorias.

Periodista denuncia torturas y vejaciones

El periodista nicaragüense Álvaro Montalván, crítico con el gobierno de Daniel Ortega, denunció el lunes que fue golpeado y desnudado mientras estuvo detenido, en medio de la crisis sociopolítica que vive el país y que ha dejado cientos de muertos desde abril pasado.

“Fui muy maltratado, muy golpeado, muy humillado, ni tan siquiera nos dejaban pasar la comida a las celdas”, afirmó Montalván a través de la emisora Radio Mi Voz, que él dirige.

“Nos exhibieron como quisieron, desnudándonos. Nos llevaron a lugares donde se nos pedía que nos golpeara”, continuó.

El periodista fue detenido el miércoles pasado por la Policía Nacional cuando se dirigía a su casa en la ciudad de León, 90 kilómetros al noroeste de Managua, y liberado 30 horas después.

Según Montalván, el jefe de auxilio judicial de la Policía de León, Arnulfo Vallejos, es quien daba las órdenes que lo golpearan dentro de una celda.

Asimismo, denunció que el jefe la Policía de León, Fidel Domínguez, lo amenazó si contaba lo que le había sucedido estando en prisión.

“Que si yo hablo lo que me ocurrió, me va a mandar a callar o me va a enviar a El Chipote”, una prisión que en los últimos años ha sido señalada de ser centro de torturas por organismos humanitarios, según denunció.

Responsabilizó al jefe de la Policía de León si ocurre algo en su contra.

Según el periodista, los agentes policiales lo estuvieron acusando de “tranquista (promotor de bloqueos) y terrorista”, término que usa el gobierno contra los que bloquearon vías entre mayo y julio, en el marco de las protestas contra el Ejecutivo.

El periodista viajaba a bordo de su vehículo cuando fue interceptado por agentes policiales que lo bajaron y lo trasladaron esposado en una camioneta de la Policía Nacional.

Según denunciaron sus familiares, el periodista, antes de ser trasladado a la delegación policial del departamento de León, fue golpeado y amenazado con un fusil de guerra por uno de los agentes.

La Policía Nacional aún no se ha referido a esa denuncia.

Montalván trabajó como corresponsal del Canal 12 de la televisión local y su emisora es una de las mayores audiencias en León, según las firmas encuestadoras.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el gobierno de Daniel Ortega y un saldo de entre 325 y 528 muertos, según organismos de Derechos Humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de “golpe de Estado”.

Las manifestaciones contra Ortega y Murillo comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 11 años en el poder.

  Comentarios