América Latina

Detienen a sospechoso de quemar neumáticos cerca Embajada de EEUU en Honduras

Un manifestante enmascarado vandaliza una cámara de vigilancia en la entrada de la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa durante una manifestación de los sectores de educación y salud que protestaban contra las reformas gubernamentales, el 31 de mayo de 2019. Miles de docentes, médicos y estudiantes reanudaron sus protestas contra las medidas gubernamentales que privatizarían los servicios de salud y educación.
Un manifestante enmascarado vandaliza una cámara de vigilancia en la entrada de la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa durante una manifestación de los sectores de educación y salud que protestaban contra las reformas gubernamentales, el 31 de mayo de 2019. Miles de docentes, médicos y estudiantes reanudaron sus protestas contra las medidas gubernamentales que privatizarían los servicios de salud y educación. AFP/Getty Images

La Policía hondureña detuvo este viernes a una persona considerada “sospechosa” de participar en la quema de neumáticos en la entrada del edificio de la Embajada de EE.UU. en Honduras como parte de un paro promovido por maestros y médicos que se oponen a unas leyes sobre salud y educación, que consideran lesivas.

El detenido fue identificado como Rommel Valdemar Herrera Portillo, de 22 años, quien permanece bajo custodia de las autoridades, según un informe preliminar de la Policía hondureña.

El hecho, sin reportes de heridos, se registró hacia las 13.30 horas locales (19.30 GMT), cuando los manifestantes colocaron neumáticos a los que luego le prendieron fuego y se fueron antes de que llegaran las fuerzas policiales.

Quince minutos después llegaron elementos del Cuerpo de Bomberos de Honduras a extinguir las llamas en la entrada de la Embajada estadounidense, que se localiza en la Avenida La Paz de Tegucigalpa.

Las llamas alcanzaron más de cinco metros y despedían densas columnas de humo negro, lo que afectó a algunas personas que transitaban por la zona.

Las protestas afectan hoy varias ciudades del país, donde ha habido movilizaciones con algunos incidentes como saqueo a tiendas y camiones, manifestaciones violentas y enfrentamientos con la Policía que dejan al menos una decena de personas heridas por pedradas e inhalación de gas lacrimógeno.

En la manifestación, por segundo día, hubo también bloqueos de carreteras, cierre de varios comercios y daños a los cristales del edificio de la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones en Tegucigalpa, reportaron los medios locales.

En la mañana, decenas de manifestantes se enfrentaron en Tegucigalpa con la Policía, cuando intentaban bloquear el tránsito en un bulevar y lanzaban piedras a los agentes, que respondieron con bombas lacrimógenas.

En el municipio de Villanueva, departamento norteño de Cortés, se mantienen enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes, que además les han prendido fuego a dos camiones, luego de saquear los productos que llevaban.

La Policía ha tratado de dispersar con gases lacrimógenos a los manifestantes, en su mayoría con el rostro cubierto, que protestan como parte del segundo día de un paro convocado por médicos y docentes del sector público que se oponen a unas leyes sobre salud y educación, que consideran buscan privatizar esos servicios.

La presidente del Colegio Médico de Honduras, Suyapa Figueroa, dijo hoy que el gobernante del país, Juan Orlando Hernández, está “violentando los derechos humanos” de los manifestantes.

“Estamos responsabilizando directamente a él (presidente hondureño) de las acciones y de las lesiones que están sufriendo los manifestantes”, subrayó.

Agregó que la población “civil y desarmada” que se manifiesta “pacíficamente” en varias ciudades del país ha sido “reprimida” por las fuerzas del orden.

Figueroa indicó que “la represión” que han sufrido los manifestantes fue denunciada ante el Alto Comisionado de los Derechos Humanos.

Aseguró que las protestas han sido infiltradas por “miembros de los órganos represores del Estado”, e insistió en que el gobernante hondureño es “un violador de derechos humanos”.

El portavoz de la Secretaría de Seguridad, Jair Meza, afirmó a periodistas que han identificado que en las protestas “hay personas infiltradas propiciando actos vandálicos que manchan la lucha gremial”.

Agregó que las fuerzas de seguridad tienen la orden de “dispersar cualquier protesta pública que exceda los límites legales permitidos”, para garantizar el orden público y evitar daños a la integridad de la población.

El portavoz instó a los directivos de los maestros y médicos a “comprender” la decisión de dispersas las protestas y “colaborar” con fuerzas del orden que buscan “proteger la vida de los ciudadanos y promover única y exclusivamente las manifestaciones pacíficas”.

  Comentarios