América Latina

Detenidas ex secretaria de educación de Puerto Rico y otras 5 personas

Cuando amaneció el miércoles, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, estaba de vacaciones en Francia. Mientras tanto, un escándalo de corrupción que ha estado golpeando a su administración durante los últimos meses escaló significativamente cuando el FBI arrestó a dos ex funcionarias del gobierno y a un conocido empresario.

Rosa Emilia Rodríguez, la jefa de la Fiscalía Federal en Puerto Rico, dijo en una conferencia de prensa que un jurado de instrucción federal emitió el martes un encausamiento de 32 cargos contra seis personas.

Tres de los inculpados fueron Julia Beatriz Keleher, ex secretaria del Departamento de Educación (DE); Ángela Ávila Marrero, ex directora de la Administración de Seguros de Salud (ASES), y Alberto Velázquez Piñol, presidente de BDO Puerto Rico, el brazo local de la franquicia internacional de servicios de contabilidad que hasta hace poco era la principal consultora del gobierno.

“Se alega que los acusados participaron en una campaña de corrupción pública y se beneficiaron a costa de los ciudadanos y estudiantes puertorriqueños”, dijo en una conferencia de prensa Neil Sánchez, agente especial a cargo de la Oficina del Inspector General del Sur del Departamento de Educación de Estados Unidos. “Esto es particularmente escandoloso”.

Las autoridades federales acusan a los detenidos de formar parte de un esquema de contratos cuestionables por parte del gobierno y otras entidades por un total de $15.5 millones, de los cuales $13 millones fueron al DE y $2.5 millones a la ASES. Dijeron que el motivo de los desvíos de fondos federales fue político.

Rosselló, también presidente del partido político proestadista Partido Nuevo Progresista (PNP), asumió este miércoles, tras la noticia de los arrestos, la responsabilidad de “combatir el mal en todas las instancias” de su gobierno y rechazó cualquier comportamiento “al margen de la ley”.

“Reitero que nuestra administración no tolerará la corrupción y que todo aquel que falle a la confianza deberá pagar con todo el peso de la ley”, dijo en un comunicado.

Varios políticos floridanos reaccionaron ante los arrestos.

Chris Hartline, portavoz del senador federal republicano Rick Scott, dijo en un comunicado que “cualquier caso de fraude se debe atender con rapidez.”

“El senador Scott cree que cualquier persona que infrinja la ley debe rendir cuentas”, afirmó Hartline. “Tenemos que asegurarnos de que el dinero de los contribuyentes se gaste con prudencia y que se resuelva rápidamente cualquier caso de fraude”.

Darren Soto, representante demócrata por el área de Kissimmee, Florida, una región con una de las poblaciones de puertorriqueños más grandes fuera de la isla, dijo que “le corresponde al gobernador Rosselló investigar su administración desde arriba hacia abajo para eliminar la corrupción”.

“Esto asegurará la confianza durante un momento crucial, en el que estamos aprobando fondos del Medicaid y luchando para acelerar el desembolso de asistencia por desastre para la Isla”, añadió Soto. “No debemos estar jugando a la política en un momento en el que debemos estar unidos por Puerto Rico”.

El senador republicano Marco Rubio dijo a través de unas declaraciones a el Nuevo Herald que está “muy preocupado sobre el escándalo de corrupción en la administración de Rosselló” y espera que los arrestos no tengan repercuciones sobre los puertorriqueños.

“Haremos todo lo posible para que el pueblo de Puerto Rico no sea castigado por las infracciones de los oficiales gubernamentales corruptos,” dijo Rubio.

Por su parte, el representante Raúl Grijalva, presidente de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara federal, exhortó a Roselló a renunciar a su cargo, reportó el Washington Post. La comisión es la principal del Congreso que se encarga de los asuntos de los territorios estadounidenses.

El escándalo también sacudió a otros políticos y funcionarios puertorriqueños, quienes respondieron inmediatamente en las redes sociales.

Thomas Rivera Schatz, presidente del órgano legislativo, publicó un tuit el miércoles por la mañana en el que llamó a Rosselló; Jenniffer González, la comisionada residente; la mayoría legislativa y a los alcaldes y las alcaldesas a reunirse cuanto antes.

Rivera Schatz manifestó que “corresponde rendir cuentas y dejarlas claras, muy claras, ante el pueblo”.

González dijo en Twitter que sentía “repulsión y coraje” ante las acusaciones. González ha liderado las negociaciones en el Congreso federal para el desembolso de fondos de asistencia federal a raíz del huracán María en 2017.

Los arrestos ocuren en momentos que la isla sigue atravesando una crisis económica, agravada por los efectos de María.

Los directivos de la Secretaría de Justicia han indicado que otros casos de corrupción similares están siendo investigados. En la conferencia de prensa del miércoles pidieron a cualquier persona con información relevante que llame al 787-774-4181.

En mayo, el FBI acusó a funcionarios del Senado de operar un esquema de “empleados fantasmas” en el que personas facturaron con una identidad falsa servicios profesionales que supuestamente estaban prestando al gobierno.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios