América Latina

Turismo de EEUU no necesita visa para Brasil y pronto los retirados podrán vivir en el paraíso

Los brasileños no van a dejar de disfrutar las caipirinhas, pero el país quiere cambiar su imagen en el mundo para atraer más turismo. Hasta ahora las caipirinha, las tangas, el fútbol y las favelas, los mayores ganchos publicitarios de Brasil para atraer visitantes, no estaban dando resultado.

“No vamos a promover más esto. Ahora vamos a destacar nuestros recursos naturales, nuestra gastronomía, nuestro patrimonio histórico”, dijo Gilson Machado Neto, presidente de Embratur, la Junta de Turismo de Brasil, en una entrevista en las oficinas de el Nuevo Herald.

El funcionario explicó que el cambio de estrategia incluye una política de puertas abiertas al turismo, con la eliminación de visados de entrada para los países que más dividendos podrían dejar, y la promoción de las maravillas naturales de Brasil, donde se puede realizar turismo ecológico y de aventuras en paisajes prácticamente vírgenes.

Machado Neto anunció que se proponen aumentar la cifra de turistas que han recibido durante una década, estancadas en un poco más de 6 millones al año. Ni siquiera el estatus de anfitrión de la Copa del Mundo en el 2014 logró marcar una diferencia.

Para entender lo pobre de estas cifras, se pueden comparar con la afluencia de turistas a la Florida, que en el primer trimestre del 2019 recibió más de 35 millones de visitantes.

El primer paso del gobierno de Jair Bolsonaro fue eliminar el visado de turismo de visitantes provenientes de Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón, una medida en vigor desde el pasado 17 de junio. Ahora, los ciudadanos de esos países pueden entrar a Brasil solo con el pasaporte.

De acuerdo con una encuesta del Ministerio de Turismo, la medida ha dado como resultado un aumento del 53 por ciento en las reservas hechas por turistas estadounidenses en junio, y del 97 por ciento en julio, al compararse con el mismo período del año pasado.

De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo, Brasil podría experimentar un aumento del 25 por ciento en el flujo anual de turistas, lo que resultaría en dividendos de $1,400 millones para su economía.

El funcionario también dijo a el Nuevo Herald que planean extender la exención de visado a los turistas que vengan de China e India.

Asimismo, adelantó que su gobierno está estudiando la posibilidad de darles visado de residentes a los retirados estadounidenses que quieran establecerse en Brasil, con el objetivo de sacar mayor provecho a sus ingresos ajustados.

Hasta el momento los norteamericanos que llegan como turistas solo pueden permanecer un máximo de 30 días.

“Dentro de seis meses vamos a tener un proyecto para dar visas de residentes a norteamericanos”, dijo Machado Neto.

Al mismo tiempo destacó el énfasis que pone el gobierno de Bolsonaro en garantizar la seguridad.

“En estos primeros cinco meses de gobierno el crimen disminuyó un 25 por ciento”, apuntó, indicando que en las zonas turísticas los delitos violentos se redujeron en un 56 por ciento.

Para Machado Neto lo fundamental es dar a conocer que Brasil es “el único país en el mundo que tiene seis biomas”.

Esos ecosistemas o comunidades ecológicas que tienen una vegetación distintiva son la Amazonía; el bosque atlántico; cerrado, compuesto por las sabanas en la región central; caatinga, una zona semiárida –el único bioma que es exclusivo de Brasil–; la pampa, que comparte con otros países de Suramérica, y por último, el pantanal, uno de los mejores parajes para ver los animales en su hábitat natural.

Brasil también cuenta con la Amazonía Azul (Blue Amazon), un territorio marítimo en la costa atlántica de gran riqueza ecológica y energética, que tiene 800 islas con un clima que se puede disfrutar todo el año.

El funcionario se refirió además a otros puntos turísticos menos conocidos como el valle de São Francisco, al noreste, donde abundan los viñedos. Allí el turista puede experimentar de primera mano el desarrollo de la industria del vino. También se refirió a otras actividades como el avistamiento de aves, la pesca de agua dulce, la equitación y el submarinismo en diferentes regiones del país.

Como parte de una campaña de divulgación de los tesoros de Brasil, la Junta de Turismo ha nombrado embajadores del turismo a brasileños célebres, entre ellos el pintor Romero Britto y el luchador de artes marciales Vitor Belfort –ambos residen en Miami– y el cineasta Frederico Lapenda, que vive en Los Angeles.

Estos embajadores compartirán en sus redes sociales información sobre los atractivos de Brasil, una labor voluntaria que realizan por interés patriótico, especificó Machado Neto.

El funcionario también se refirió a las ventajas que ofrece Brasil como polo de turismo médico, especialmente en los hospitales de Sao Paolo, que cuentan con reconocidos profesionales de la medicina en diversas especialidades.

A su vez, como parte de la campaña para reforzar la imagen de un Brasil moderno y abierto al mundo, ofrecen estímulos a los inversores, que pueden abrir negocios sin restricciones, con un 100 por ciento de capital foráneo.

Uno de los objetivos del gobierno de Bolsonaro, con las acciones del ministro de Justicia, Sérgio Moro, quien lideró la operación Lava Jato, es acabar con la corrupción.

“Nos encontramos un país arrasado por la corrupción. Se recuperaron $11,900 millones, pero eso es solo el cinco por ciento de lo que se robaron”, afirmó Machado Neto.

En cuanto al turismo, se proponen mantener un estilo sustentable, que mantenga intacto como hasta ahora el 84 por ciento del territorio del país.

Para Machado Neto es la manera más efectiva de lograr que el mundo se enamore del atractivo de Brasil.

  Comentarios