América Latina

CIDH, Rubio expresan preocupación por violencia en Bolivia y resultados electorales

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó preocupación por los graves hechos de violencia en el marco de las elecciones en Bolivia, mientras que el senador estadounidense Marco Rubio llamó la atención sobre cómo “misteriosamente” las autoridades electorales de ese país detuvieron el conteo de los votos.

La CIDH solicitó al gobierno de Bolivia tomar medidas para garantizar la seguridad y libertad de expresión de los ciudadanos que participan en manifestaciones pacíficas en defensa de la democracia.

En varias ciudades como La Paz, Sucre, Oruro, Tarija, Cochabamba, Potosí, Trinidad y Cobija se han realizado protestas desde el lunes, exigiendo a los tribunales electorales departamentales y al Tribunal Supremo Electoral garantizar la transparencia en la fase de conteo de votos del proceso electoral.

El presidente boliviano, Evo Morales, quien busca la reelección por cuarta vez, tenía 46.4 por ciento de los votos frente al 37.07 por ciento de su contrincante Carlos Mesa, cuando se habían escrutado el 95 por ciento de los votos, de acuerdo con cifras del Órgano Electoral Plurinacional (OEP) de Bolivia divulgadas este miércoles.

Un candidato a presidente es elegido en la primera vuelta si saca el 50 por ciento más un voto o si tiene 10 puntos de diferencia sobre el segundo lugar.

La ventaja entre los dos candidatos es inferior al 10 por ciento, lo cual implicaría una segunda vuelta, según los datos oficiales del mediodía del miércoles.

Las protestas han estallado en Bolivia porque los manifestantes consideran que el gobierno ha manipulado los resultados electorales para tratar de dar el triunfo a Morales en la primera vuelta.

La CIDH dijo que, según la información disponible, la policía habría utilizado la fuerza para dispersar las manifestaciones ciudadanas, como la que se desarrollaba frente a la sede del conteo de las actas electorales, pese a que reclamaban de manera pacífica.

La Comisión condenó la agresión que sufrió Waldo Albarracín, rector de la Universidad Mayor de San Andrés, en el marco de estas protestas, como consecuencia de un impacto de un contenedor de gas lacrimógeno en su rostro propinado por una persona aún no identificada.

También tuvo conocimiento de que algunos manifestantes han provocado graves hechos durante algunas protestas, que han sido condenados por las autoridades nacionales; estos incluyen incendios y daños a los tribunales electorales departamentales de Potosí, Tarija y Pando, entre otros.

“La CIDH condena enérgicamente todo acto de violencia, y recuerda que la protesta social se encuentra protegida por los instrumentos interamericanos, en tanto se desarrolla en forma pacífica”, dijo.

Al tiempo recordó al Estado boliviano que las fuerzas de seguridad tienen la obligación de permitir el desarrollo de las manifestaciones y aislar a los manifestantes que recurren a la violencia, procurando que el uso de la fuerza sea regido por los principios de legalidad, necesidad y proporcionalidad.

Por ello, insta al Estado a investigar y sancionar dichos sucesos de forma imparcial y expedita.

La CIDH informó que también “toma nota del llamado a un paro nacional”, así como de la decisión de ejercer el derecho a la protesta por parte de distintos sectores de la población, incluyendo estudiantes y profesionales de la medicina.

Del mismo modo, ha tomado conocimiento de “declaraciones estigmatizantes” de algunos funcionarios de alto rango contra la prensa, así como restricciones para que los periodistas sigan los escrutinios electorales que están teniendo lugar.

“Ante la eventual continuidad de las manifestaciones ciudadanas, la CIDH recuerda al Estado Plurinacional de Bolivia que debe actuar sobre la base de la licitud de las protestas o manifestaciones públicas y que el hecho de que algunos grupos o personas ejerzan violencia en una manifestación no vuelve, per se, violenta toda la protesta, ni autoriza a las fuerzas de seguridad a disolverla mediante el uso de la fuerza”, dijo la CIDH.

Enfatizó que las manifestaciones públicas y la libertad de expresión hacen posible el libre proceso democrático, en particular durante procesos electorales.

“En ese sentido, llama el Estado y a los manifestantes a entablar un proceso de diálogo pacífico con respeto a la voluntad popular expresada en las urnas”, sugirió.

Rubio: Hay razones para estar preocupados

El senador Marco Rubio, presidente del Subcomité de Relaciones Exteriores para el Hemisferio Occidental del Congreso de EEUU, también manifestó preocupación por los resultados de las elecciones del pasado 21 de octubre y dijo que espera que ni la OEA ni la UE los certifiquen.

“Hay razones para estar preocupados con las elecciones de Bolivia. Estaban contando los votos y después, misteriosamente, pararon de contar y ahora cuando salen de nuevo los resultados, de pronto ahora [Morales] tiene la ventaja necesaria para evitar una segunda vuelta”, dijo en un video el legislador estadounidense.

Rubio dijo que “no creo que ni la OEA ni la UE vayan a certificar estos resultados porque hay evidencia de que él ha manipulado los resultados”.

Periodista y editora con especialización en América Latina, judicial, negocios y temas locales relacionados con la comunidad latinoamericana. Gran parte de su carrera la desarrolló en agencias internacionales de noticias. Su trabajo de investigación “Emigrar a la muerte: Venezolanas asesinadas en Latinoamérica” recibió los premios 2019 FSNE y SPJ Sunshine State.
  Comentarios