Policías hondureños atienden a niños en un parque restaurado en el barrio de Chamelecón, que se recupera de la influencia de bandas de delincuentes.
Policías hondureños atienden a niños en un parque restaurado en el barrio de Chamelecón, que se recupera de la influencia de bandas de delincuentes. PATRICK FARRELL Miami Herald
Policías hondureños atienden a niños en un parque restaurado en el barrio de Chamelecón, que se recupera de la influencia de bandas de delincuentes. PATRICK FARRELL Miami Herald