América Latina

Exigen soluciones climáticas en Perú

/

Activistas disfrazados como los líderes de las potencias mundiales protestaron para que los países desarrollados den soluciones verdaderas al problema del calentamiento global, durante la Cumbre del Clima, en Lima, Perú.
Activistas disfrazados como los líderes de las potencias mundiales protestaron para que los países desarrollados den soluciones verdaderas al problema del calentamiento global, durante la Cumbre del Clima, en Lima, Perú. AFP/Getty Images

Perú desplegó todos sus esfuerzos para concluir el viernes la Cumbre del Clima que debe sentar las bases del acuerdo global contra el cambio climático que adoptará el próximo año en París y romper con la tradición de alargar estas conferencias.

En una entrevista con Efe, el viceministro peruano de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales, Gabriel Quijandría, explicó que Perú, que ostenta la presidencia de la Conferencia de la ONU sobre cambio climático (COP20), desplegó todos sus esfuerzos para que [la cumbre] concluyera como estaba inicialmente previsto.

La idea es “cerrar la Conferencia” y no cargar “más costo económico, emocional y físico en los negociadores” e irnos a casa “con el trabajo hecho”, aseguró.

Perú está siguiendo todos los debates y “tiene desplegados negociadores en todas las salas”, explicó.

Quijandría señaló que se está aprovechando el apoyo de los ministros, que iniciaron el martes pasado las reuniones de alto nivel, para destrabar “determinados nudos” de las negociaciones.

Según el viceministro peruano, los puntos atascados han quedado reducido a “cinco o seis temas que tienen dos o tres opciones de texto”, pero ya se ha pulido el texto y está mucho más corto.

Los puntos más espinosos de la negociación giran en torno al tipo de información que deben presentar los países en sus contribuciones sobre reducción de emisiones de gases invernadero para que estas metas puedan ser cuantificables y comparables.

Las ayudas que deben concederse a los países pobres y en desarrollo para hacer frente a los efectos del cambio climático también están en el centro de las negociaciones.

El viceministro peruano reconoció que la financiación es uno de los temas que están atascados, y señaló que las finanzas siempre ha sido uno de los temas mas delicados y “lo seguirá siendo”.

De esta Conferencia, tiene que salir una decisión formal de la COP al tiempo que se sigue trabajando en los “elementos” del borrador, que es como el índice de lo que será el acuerdo que se adopte en París en 2015 para sustituir al protocolo de Kioto a partir de 2020.

En opinión de Quijandría, el discurso que pronunció el jueves en Lima el secretario de Estado de Estados Unidos, Jhon Kerry, en el que afirmó que “cada nación tiene la responsabilidad de hacer su parte”, ha empezado a “generar una reacción positiva en otros países”.

Kerry dijo que “los emisores más grandes de gases de efecto invernadero, incluyendo a Estados Unidos, tienen que contribuir mayormente a la solución, pero cada país tiene que resolver estos cambios también” para llegar a la próxima generación con un planeta limpio.

Para Quijandría, el mensaje de Kerry “muestra un nivel de compromiso” de EE.UU. que no había sido “tan claro anteriormente”.

Las negociaciones de Lima arrancaron el pasado día 1 de diciembre con optimismo por las señales positivas que suponía el acuerdo anunciado por EE.UU. y China, los mayores contaminantes del planeta.

China ha anunciado que alcanzará el tope de sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2030, año en el que un 20 por ciento de la energía consumida en el país procederá de fuentes limpias y renovables.

Por su parte, Estados Unidos se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para 2025 entre un 26 y un 28 por ciento con respecto a los niveles de 2005, mientras que la UE se ha comprometido a reducirlas en un 40 por ciento en 2030.

La Cumbre del Clima tiene lugar después de conocer el último informe del Grupo Intergubernamental de expertos en Cambio Climático de la ONU (IPCC), en el que se constata que el cambio climático es inequívoco y advierte de la necesidad de una acción urgente para evitar daños severos e irreversibles.

Según las conclusiones del IPCC, alcanzar el objetivo de limitar el aumento de temperatura en la superficie a finales de siglo a dos grados requerirá recortes de emisiones sustanciales y sostenidos en las próximas décadas- del 40 al 70 por ciento entre 2010 y 2050- para reducirlas casi a cero en 2100.

  Comentarios