América Latina

Keiko Fujimori se compromete en debate a no repetir el Gobierno de su padre

La candidata Keiko Fujimori (i) de Fuerza Popular habla este domingo 3 de abril de 2016, durante el debate presidencial organizado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) en el Gran Centro de Convenciones de Lima (Perú).
La candidata Keiko Fujimori (i) de Fuerza Popular habla este domingo 3 de abril de 2016, durante el debate presidencial organizado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) en el Gran Centro de Convenciones de Lima (Perú). EFE

La aspirante presidencial Keiko Fujimori, que encabeza los sondeos de cara a las elecciones del próximo domingo en Perú, se comprometió este domingo a no repetir los errores del gobierno de su padre, el encarcelado Alberto Fujimori (1990-2000) en el debate electoral en el que participó junto a otros nueve candidatos.

Durante el cierre del debate, que fue organizado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Fujimori afirmó que sabe “mirar la historia” y que plantea la reconciliación en su país, por lo que se “compromete al respeto irrestricto del orden democrático y los derechos humanos.”

Señaló que también será “drástica en la lucha contra la corrupción” y que respetará “la independencia de los poderes” del Estado y no utilizará “el poder político para beneficiar a ningún miembro de mi familia.”

Fujimori se comprometió, además, “a profundizar el trabajo” de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) que investigó la guerra interna que golpeó a Perú entre 1980 y 2000 y a “reparar a las víctimas de la violencia.”

“Nunca más un 5 de abril”, enfatizó la candidata en alusión al autogolpe de Estado que dio su padre el 5 de abril de 1992.

Keiko dijo que suscribe ese compromiso “mirando a los ojos al Perú” y que esos “serán los principios que guiarán” su eventual gestión.

En el debate participó el exgobernador de la región norteña de Cajamarca Gregorio Santos, quien es procesado por presuntos actos de corrupción y fue conducido desde la prisión de Lima donde está encarcelado desde el 2014.

La confrontación se caracterizó por la fragmentación de las propuestas, afectadas por un esquema que emparejó a los candidatos en cinco duplas y con breve tiempo para las exposiciones.

El JNE determinó que los candidatos se emparejen en cinco duplas, conformadas por Alejandro Toledo y Verónika Mendoza; Pedro Pablo Kuczynski y Ántero Flores; Fernando Olivera con Alan García; Gregorio Santos con Alfredo Barnechea; y Keiko Fujimori con Miguel Hilario.

Durante la confrontación con Hilario, Keiko Fujimori defendió la Constitución dada por el régimen de su padre al afirmar que “gran parte del crecimiento económico” que tuvo Perú en las últimas décadas es producto de ella.

Esto fue refutado por Mendoza, quien disputa el segundo lugar con Kuczynski y dijo que el crecimiento se debió “al trabajo de los peruanos”, tras lo cual confirmó su intención de cambiar esa Constitución.

Durante su participación, Fujimori aseguró que sueña “con un Perú reconciliado, tolerante, respetuoso de nuestras diferencias, solidario”, acotó antes de decir que, desde muy joven ha servido “a su patria” como primera dama del gobierno de su padre y como congresista.

Mendoza, por su parte, abrió su exposición con un saludo en idioma quechua y aseguró que la “gran mayoría de peruanos afirman que lo que se necesita es un nuevo modelo”.

La candidata del Frente Amplio propuso “recuperar por fin la soberanía” de los recursos de su país y diversificar la producción.

Kuczynski afirmó, a su turno, que busca modernizar el país y ofreció mejorar la calidad de los servicios de agua, educación y seguridad así como la promoción del desarrollo de la economía.

“En economía tenemos que motivar a la pequeña empresa, debemos retomar el crecimiento, promover al agro, la educación y la energía”, dijo antes de señalar que también refundará la Policía y planteará un Poder Judicial y Fiscalía “limpios.”

El periodista Alfredo Barnechea, quien ocupa el cuarto lugar en los sondeos, aseguró que quiere “transformar al Perú en un país industrializado en una generación” para que “no que sea siempre un país exportador de materias primas”.

Más allá de las propuestas de los candidatos que ocupan las primeras posiciones, la atención de la población se centró en el debate entre García, que ocupa la quinta posición en las encuestas, y Olivera, su enemigo político histórico.

Olivera lo confrontó con acusaciones de haber cometido “crímenes y la corrupción” y acusó a García de haberse “encargado de la impunidad” y haber “pervertido los valores del Perú”.

García aseguró que no responde “ofensas ni los comenta”, tras lo cual expuso propuestas para la lucha contra la inseguridad ciudadana, entre las que mencionó a la “pena de muerte para violadores de niños seguida por la muerte y para los sicarios.”

Los sondeos de opinión, que por ley solo pueden ser difundidos hasta este domingo en Perú, indican que Kuczynski y Mendoza se disputan palmo a palmo la opción de acudir a una segunda vuelta electoral con Keiko Fujimori, a quien todos los sondeos dan por ganadora.

  Comentarios