América Latina

Crecen las sospechas sobre muerte de fiscal argentino

/

Investigadores recopilan evidencias en la vivienda del fiscal Alberto Nisman y de su oficina en la ciudad de Buenos Aires.
Investigadores recopilan evidencias en la vivienda del fiscal Alberto Nisman y de su oficina en la ciudad de Buenos Aires. AP

Los investigadores de la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman repetirán pericias al arma, tras no hallar restos de pólvora en su mano, informaron este martes autoridades judiciales, mientras mantienen la hipótesis del suicidio, en un caso que estremece a Argentina.

Tras la muerte de Nisman, quien acusó el miércoles pasado a la presidenta Cristina Kirchner y a su canciller Héctor Timerman de encubrir a Irán en la causa por el atentado con la mutual judía AMIA en Buenos Aires en 1994, el gobierno, jueces y la ciudadanía reclamaban este martes aclarar un deceso investigado como suicido o “instigación al suicidio”.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, pidió que se investigara “hasta las últimas consecuencias” la muerte del fiscal.

Viviana Fein, la fiscal que investiga la muerte de Nisman, reveló que no se registraron restos de pólvora en la mano de Nisman, pero dijo que es usual en caso de armas como la calibre 22 que, según la investigación, dio muerte al fiscal.

A raíz de este resultado, Fein ordenó junto con la jueza designada para este caso, Fabiana Palmaghini, que se realizara un nuevo peritaje del arma.

La prueba consiste en que la pistola sea accionada nuevamente por otra persona cuya mano será sometida a un barrido electrónico idéntico que el aplicado al cadáver.

Desde marzo del 2012, espera fecha un juicio contra el ex presidente Carlos Menem (1989-1999) acusado de “encubrimiento agravado” de la llamada “conexión local”, en el que estará también en el banquillo el extitular de la Delegación de Asociaciones judías DAIA Rubén Beraja, entre otros.

La ciudadanía duda del suicidio; líderes de opinión, dirigentes gremiales y políticos evitan la palabra asesinato y optan por hablar de “suicidio inducido” como causante de la muerte del fiscal.

Fein también tomó declaración de los custodios del fiscal, a su exesposa, la jueza Sandra Arroyo Salgado -madre de las hijas de 7 y 15 años del fiscal-, así como personal de seguridad del edificio donde hallaron el cuerpo el domingo en la noche.

“No quiero hacer conjeturas, dejemos que la justicia actúe”, dijo la ex esposa de Nisman antes de entrar a declarar a la fiscalía y dijo que dudaba de la hipótesis del suicidio.

Nisman fue hallado muerto el domingo en su apartamento del exclusivo barrio de Puerto Madero en Buenos Aires, luego de que uno de sus 10 custodios personales alertara a su madre porque no atendía los llamados.

Ante el clima de consternación nacional, la Presidencia anunció el lunes la desclasificación de información de Inteligencia relacionada con la investigación del atentado de 1994 que Nisman había solicitado la semana pasada.

El gobierno considera sospechoso que el fiscal haya interrumpido sorpresivamente vacaciones familiares en Europa para presentar la semana pasada la denuncia de 350 hojas que involucra a Kirchner.

El juez Ariel Lijo, quien recibió la denuncia de Nisman, también dispuso medidas urgentes para preservar los 300 discos compactos con las escuchas telefónicas en las que se basa el pedido de indagatoria de Kirchner.

La AMIA y la DAIA convocaron a un acto para el miércoles en Buenos Aires bajo el lema “verdad y justicia”.

El CELS, centro de referencia en la defensa de los derechos humanos en Argentina, dijo que la gravedad de los últimos hechos “requiere de decisiones políticas firmes” y exigió “la mayor diligencia” en las investigaciones abiertas.

El secretario de Seguridad argentino, Sergio Berni, afirmó que se tomaron todas las precauciones para preservar las posibles pruebas en la vivienda del fiscal Alberto Nisman.

“Los primeros que entraron al departamento fueron la mamá con un miembro de la custodia de Nisman, de la Policía Federal. Cuando vieron que la puerta del baño estaba abierta, con luz, el policía trató de entrar, pero no pudo, ya que el cuerpo trabó la entrada.

No entré al baño ni deje que entrara nadie”, dijo Berni en declaraciones al canal de televisión Todo Noticias.

El secretario relató que se dirigió al domicilio de Nisman en cuando recibió el aviso y que llegó a la casa del fiscal fallecido, ubicada en el exclusivo barrio porteño de Puerto Madero, “junto con el juez, no más de un minuto o dos” antes, aunque la procuradora llegó más tarde.

“La preocupación de la madre era obviamente por lo que estaba pasando en el baño, que nadie sabía, y porque se resguardara todo lo que había en el living (sala de estar), que era donde estaba trabajando el doctor Nisman”, sostuvo Berni.

Sin embargo, el funcionario agregó que hay una parte confusa de los acontecimientos, ya que también hubo un médico de la privada Swiss Medical en el lugar de los hechos, llamado antes de que Berni acudiese.

“La principal testigo fue la mamá (…). No sabemos si el médico de Swiss Medical entró al baño, es confuso. El médico dijo que vio una pistola y la madre no”, apuntó el funcionario.

Berni también recalcó que su “preocupación más importante es que atrás de la puerta había una persona que obviamente todos” suponían “que era el doctor Nisman, que no sabíamos siquiera si estaba con vida o no”.

  Comentarios