América Latina

Exdirigente de Petrobras admite que recibió soborno en compra de refinería

El exdirector de Abastecimiento de la petrolera brasileña Petrobras Paulo Roberto Costa, delator y acusado en el proceso por corrupción contra la estatal, admitió que recibió un soborno de 1,5 millones para facilitar la compra de una refinería en Estados Unidos, informó la Policía Federal.

En una de sus declaraciones dadas en septiembre en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, capital del sureño estado de Paraná y donde se adelanta el proceso judicial, Costa señaló que recibió el dinero por parte del empresario Fernando Baiano, quien se encuentra preso, en una cuenta en Liechtenstein.

En 2006, Petrobras realizó la compra inicial del 50 % de la refinería Pasadena, en Texas (Estados Unidos), negocio que según el Tribunal de Cuentas de la Unión se pagó con un “sobreprecio”.

Petrobras compró la mitad del capital de la refinería por 360 millones de dólares a la empresa belga Astra Oil, que un año antes había pagado 42,5 millones de dólares por la totalidad de la planta y después, por una cláusula, fue obligada a comprar el otro 50 % por 820 millones de dólares.

El pasado 14 de enero, la Policía Federal detuvo en el aeropuerto Galeao de Río de Janeiro al exdirector del Área Internacional de Petrobras Néstor Cerveró, otro de los acusados en el proceso de investigación por la formación de una red de corrupción en la empresa estatal y en cuya gestión se realizó el polémico negocio.

En la declaración de Costa a las autoridades, el exdirector acusó a Cerveró y Baiano, señalado como el operador del esquema para favorecer al aliado Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de haber recibido sobornos por un valor entre veinte millones y treinta millones de dólares de Astra Oil.

Los abogados de defensa de Cerveró y Baiano negaron que sus clientes hayan recibido el supuesta soborno entregado por la petrolera belga, como indica Costa, quien está en prisión domiciliaria en Río de Janeiro por un acuerdo de delación premiada con la Justicia.

Petrobras, responsable por sí sola del 13 % del producto interno bruto (PIB) brasileño, está en el centro de una profunda investigación de la Policía, que ha detectado una vasta red de corrupción enquistada en la empresa desde hace al menos una década y por la cual han sido arrestados varios ejecutivos de la compañía.

Según las investigaciones, la red de corrupción movió entre 2006 y 2014 unos 10.000 millones de reales (unos 3.850 millones de dólares) en sobrefacturación de obras y contratos de Petrobras.

Las denuncias de corrupción en Petrobras, que provocaron una pérdida del precio de las acciones de más del 40 % en 2014 y llevaron a la compañía a caer del primero al séptimo lugar como empresa más valiosa de Latinoamérica, salpican a varios dirigentes y políticos aliados del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

El escándalo también tiene en la mira de las investigaciones a importantes empresas constructoras del país acusadas no sólo de formar un cartel para distribuirse los contratos sino también de pagar millonarios sobornos a cambio de obtener los negocios.

El noticiero televisivo Jornal Nacional, del canal Globo, reportó este jueves que la Justicia determinó romper el secreto bancario y fiscal del exministro de Casa Civil (Presidencia) José Dirceu, el hombre fuerte durante el primer mandato del entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que gobernó entre 2003 y 2010.

Dirceu, expresidente del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), está preso después de ser condenado en el llamado “juicio del siglo” como uno de los articuladores del “mensalao” (gran mesada), como se conoció a la red de corruptelas que desviaba dinero de empresas estatales para beneficiar a políticos y partidos aliados.

Ahora, en el caso de Petrobras, el Ministerio Público (fiscalía) sospecha que Dirceu, a través de una empresa de consultoría abierta con un hermano suyo, recibió dinero de empresas vinculadas al red de corrupción.

  Comentarios