América Latina

EEUU espera normalizar sus relaciones con Bolivia

El presidente de Bolivia, Evo Morales (centro), durante la ceremonia de investidura el jueves en La Paz. Entre los invitados estuvieron Dilma Rouseff, de Brasil, Rafael Correa, de Ecuador y Nicolás Maduro, de Venezuela.
El presidente de Bolivia, Evo Morales (centro), durante la ceremonia de investidura el jueves en La Paz. Entre los invitados estuvieron Dilma Rouseff, de Brasil, Rafael Correa, de Ecuador y Nicolás Maduro, de Venezuela. EFE

El subsecretario de Estado de Estados Unidos Tom Malinowski dijo el jueves en La Paz que su país espera la pronta normalización de las relaciones con Bolivia.

“Este es un proceso en el que vamos a ir paso por paso. Esperemos que pronto puedan reunirse los presidentes. Para eso trabajaremos ambos gobiernos”, dijo Malinowski tras reunirse con el canciller David Choquehuanca. Calificó de “excelente” la reunión con el canciller boliviano.

Malinowski llegó a La Paz para la investidura de Evo Morales en su tercer mandato.

Malinowski estuvo acompañado del encargado de Negocios de Estados Unidos en Bolivia, Peter Brennan, y de la directora Nacional de la Agencia de Desarrollo de Negocios de las Minorías del Departamento de Comercio estadounidense, Alejandra Y. Castillo.

El presidente Evo Morales inició el jueves su tercer mandato con la promesa de mantener el bienestar de los bolivianos a pesar de que la bonanza parece haber finalizado con la caída del precio del petróleo y se mostró conciliador con Estados Unidos y la oposición.

“Bolivia cambió con estabilidad económica y política pero falta consolidar esos cambios y avanzar más… hemos dejado de ser mendigos, ahora tenemos un país digno al que la comunidad internacional respeta”, dijo en su mensaje en la Asamblea Nacional y ante cinco presidentes invitados, entre ellos Dilma Rousseff de Brasil.

Morales, de 55 años, había jurado simbólicamente la víspera con un ritual andino en un templo de la antigua cultura de tiwanaku. El jueves lo hizo ante la Asamblea Legislativa vestido con traje de tela inglesa con bordados andinos.

Nicolás Maduro de Venezuela, Rafael Correa de Ecuador, Horacio Cartes de Paraguay, Luis Guillermo Solís de Costa Rica y los primeros ministros Anthony Carmona de Trinidad y Tobago y Hage Geingob de Namibia estuvieron en el palco.

La extraordinaria bonanza que Bolivia vivió la década pasada gracias a los buenos precios de las materias primas -el gas y los minerales- permitieron a Morales modernizar el país y ejecutar grandes obras, entre ellas el lanzamiento de un satélite de comunicaciones con ayuda de China.

La estabilidad económica generó crecimiento y trajo estabilidad política, lo que apuntaló su popularidad.

Pero la caída en los precios de sus principales productos de exportación y un contexto político diferente en el continente podrían complicar la tercera gestión del mandatario, según analistas. Todo dependerá de que logre impulsar una reforma constitucional que le permita la relección indefinida.

Con Venezuela en crisis y Cuba acercándose a Estados Unidos, el contexto político latinoamericano también es distinto. “No tendrá el margen de autonomía económica de la década pasada y estará obligado a buscar recursos financieros y mercados. Su política exterior deberá basarse más en la defensa de intereses económicos y políticos antes que en preconceptos ideológicos”, opinó el ex canciller Gustavo Fernández.

Antes de las elecciones Morales dio señales de un viraje al centro para seducir a los empresarios agroindustriales del oriente del país, un bastión opositor donde obtuvo buen apoyo.

  Comentarios