América Latina

Mujeres hondureñas conmemoran 60 años de su derecho a votar en elecciones

Las mujeres de Honduras conmemoraron este domingo el 60 aniversario de una de sus conquistas más importantes en la vida política del país: que se les reconociera el derecho a votar en las elecciones generales.

Fue el 25 de enero de 1955, durante la Administración de Julio Lozano, cuando se emitió el decreto para que las mujeres votaran, lo que pudieron hacer para elegir al presidente Ramón Villeda Morales (1957-1963), quien fue derrocado el 3 de octubre de 1963 cuando estaba por concluir su mandato.

Pero el voto de las mujeres hondureñas de aquellas primeras elecciones no fue masivo, porque estaba condicionado a que supieran leer y escribir, lo que no todas sabían.

Desde esa conquista política lograda en 1955, el 25 de enero quedó instituido como el “Día de la mujer hondureña”.

Sobre lo que ha pasado 60 años después, incluido lo que va del siglo XXI, la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, dijo a Efe que “es muy importante” porque con su participación en la política “se amplió también el espectro de la educación formal superior para la mujer”.

Castellanos elogió la lucha que dieron en la mitad del siglo XX varias mujeres exigiendo respeto a sus derechos en un país de machistas, lo que todavía prevalece, aunque las primeras manifestaciones femeninas datan de finales del siglo XIX.

Visitación Padilla, María Teresa Del Cid, Olimpia Varela, Alma de Salgado, Juanita de López, Natalia Mazier, Corina Fálope, María Luisa Soto, Carmelina de Moncada, Elvira de Díaz, Estela de Pineda y Graciela Bográn son algunas de las que lucharon en el siglo pasado por los derechos de las mujeres hondureñas.

La rectora de la UNAH recordó que fue en los años 50 cuando también irrumpieron las mujeres para tener una carrera universitaria, entre las que figuran Irma Acosta de Fortín, la primera ingeniera civil, quien todavía vive.

Otras profesionales universitarias de aquellos años son la abogada Alba Alonzo de Quesada y la doctora Martha Raudales, quienes le abrieron el campo a otras de sus congéneres en la Universidad, dijo Castellanos, quien en dos períodos ha impulsado importantes cambios en la UNAH.

“Yo diría que hoy no hay ningún área del conocimiento a la que no tengan acceso las mujeres, a tener la oportunidad de formarse en el campo del conocimiento”, añadió.

En Honduras, país con 8,5 millones de habitantes, más del 50 por ciento son mujeres, pero eso no se ve reflejado en los círculos de poder debido a la inequidad y falta de oportunidades que padecen muchas de ellas del país centroamericano.

En opinión de la rectora de la UNAH, las oportunidades para las mujeres tienen que ver con la posibilidad económica de la familia para poderles enviar a estudiar como derecho que le asiste.

Sin embargo, una muestra palpable del interés de superación de la mujer hondureña lo constituye el hecho de que el 55 por ciento de los alumnos de la UNAH son mujeres, señaló.

Además, la UNAH “es muy particular porque más del 50 por ciento de sus autoridades somos mujeres, lo que está siendo objeto de estudio en otras universidades”, dijo Castellanos.

Lo que hay que superar, enfatizó, es la inequidad, la que definió como “la zanja más profunda que hay porque no todas las mujeres tenemos las mismas posibilidades”.

“Una mujer indígena, una mujer campesina, una mujer de la etnia o una mujer garífuna (afrodescendiente) no tiene las posibilidades de poder incursionar, de poder entrar al nivel de educación superior, no tiene la participación política, también está mediada por una estructura de clase social”, recalcó Castellanos.

La profunda inequidad en el país en el siglo XXI “no solamente es para las mujeres, es también para los hombres cuya procedencia familiar y social no le permite a sus familias posibilidades para apoyarles a continuar con la educación superior”, dijo la rectora de la UNAH.

  Comentarios