América Latina

El Congreso peruano define suerte de la ley laboral juvenil

/

Estudiantes protestan contra una polémica ley laboral juvenil, a mediados de enero en Lima, Perú. El congreso decidirá el lunes si la modifica o la deroga.
Estudiantes protestan contra una polémica ley laboral juvenil, a mediados de enero en Lima, Perú. El congreso decidirá el lunes si la modifica o la deroga. AP

El congreso peruano fue convocado este lunes en forma extraordinaria para definir la suerte de una polémica ley laboral juvenil, cuya promulgación desencadenó desde diciembre cuatro agitadas protestas, en una decisión que el gobierno anticipó acatará totalmente.

“Respetaremos la decisión soberana del Congreso si modifica o deroga la ley laboral juvenil, el gobierno la acatará”, aseguró el ministro de Trabajo, Fredy Otárola este domingo a la emisora RPP.

Otárola sostuvo que el debate en el pleno de Congreso debe ser amplio y el voto reflexivo “pensando en los miles de jóvenes que no tiene un trabajo” que estimó en 1.8 millones.

El ministro le recordó a la oposición que la ley, vigente desde el 16 de diciembre, fue ampliamente debatida y aprobada por una mayoría integrada por congresistas de casi todos los sectores.

“La ley que era buena se convirtió en mala cuando los jóvenes salieron a protestar contra el nuevo régimen laboral juvenil, sin estar informados, y los congresistas pensaron en votos para las próximas elecciones del 2016”, subrayó el ministro Otálora.

Las autoridades peruanas alegan que la norma busca insertar en el mercado laboral a la población de 18 a 24 años, con mayor índice de desempleo, incorporándolos a la economía formal.

El presidente peruano Ollanta Humala, en breve mensaje al país el viernes convocó para este lunes a una legislatura extraordinaria del Congreso para debatir el resistido régimen laboral juvenil.

Humala, que había defendido a ultranza la iniciativa que asegura busca “resolver la angustiante situación que atraviesan millones de jóvenes al no tener oportunidad de reinsertarse al mercado laborar con sueldos dignos, capacitación y beneficios”, finalmente dió marcha atrás y aceptó convocar al Congreso.

La presidenta del legislativo, Ana María Solórzano, informó que se debatirán seis proyectos que derogan, suspenden o modifican la norma.

Un encuesta nacional de la empresa GFK, divulgada este domingo por el diario La República, arroja que 76% de los 1,222 entrevistados entre el 17 al 20 de enero desaprueba la ley, y 23% la aprueba.

Un 54% de los encuestados cree que la ley laboral juvenil será derogada el lunes, el 31% que se mantendrá y 15% no opina.

Los jóvenes a través de redes sociales han convocado para este lunes a una concentración en la Plaza San Martín, para luego dirigirse hacia el Congreso durante el debate.

La marcha no cuenta con el permiso del ministerio del Interior por lo que se prevén roces con la policía como ocurrió en la última manifestación, el 15 de enero, que dejó 16 policías heridos y un veintena de jóvenes detenidos.

A la convocatoria se han sumado universitarios de Trujillo (norte) y Cusco (Sureste) que realizarán concentraciones en esas ciudades.

Renzo Saravia, presidente de la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), dijo que el único propósito es derogar la ley. “Marcharemos en forma pacífica, rechazando la violencia”, declaró.

El Congreso peruano es unicameral y su composición está fragmentada en 12 grupos diferentes, con dominio oficialista aunque su bancada no alcanza por si sola la mayoría de votos. Le sigue en importancia la bancada de seguidores del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), condenado a 25 años de cárcel.

  Comentarios