América Latina

Descartan una nueva autopsia al cuerpo del fiscal argentino

La presidenta argentina, Cristina Fernández (cen.), recibe el martes en su residencia de la localidad bonaerense de Olivos a un grupo de familiares de víctimas del atentado contra la mutual judía AMIA, que dejó 85 fallecidos en 1994.
La presidenta argentina, Cristina Fernández (cen.), recibe el martes en su residencia de la localidad bonaerense de Olivos a un grupo de familiares de víctimas del atentado contra la mutual judía AMIA, que dejó 85 fallecidos en 1994. EFE

El cuerpo de Alberto Nisman, el fiscal que falleció en circunstancias extrañas tras denunciar a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y algunos de sus colaboradores por presunto encubrimiento de los autores de un atentado en 1994, no será sometido a una segunda autopsia.

Así lo informó la Fiscalía que investiga la muerte de Nisman mediante un comunicado en el que se anunció también que el mismo martes se entregará el cuerpo a la familia.

La decisión fue tomada después de que la ex esposa del fiscal fallecido y querellante en la causa por su muerte, la jueza Sandra Arroyo Salgado, informase de que no era necesario realizar una segunda autopsia al cadáver, agrega el comunicado.

La Fiscalía informó también de que el martes prestarían declaración ante la fiscal Viviana Fein allegados de Nisman, integrantes del equipo de la Unidad Fiscal de Investigación del Atentado contra la organización judía AMIA, que encabezó el fiscal fallecido durante más de una década, y personal de seguridad del edificio donde fue encontrado muerto.

Aunque Nisman vivía en una torre de apartamentos a la que no se podía acceder sin autorización de los propietarios y el ascensor de su escalera contaba con un código de seguridad, Fein informó el lunes que se habían detectado errores en los registros de entrada y salida del edificio.

Por ese motivo, ordenó “un análisis profundo de las imágenes” de las cámaras de seguridad del edificio en las horas previas a la muerte de Nisman, quien fue hallado muerto de un tiro en la cabeza el pasado 18 de enero en un baño de su domicilio.

Ordenó también nuevas medidas de prueba, pero advirtió de que “no serán difundidas para no interferir con la investigación”.

Nisman fue hallado muerto en la víspera de su comparecencia en el Congreso para detallar la denuncia contra la presidenta Fernández y algunos de sus colaboradores por presunto encubrimiento de los autores del atentado contra la mutual judía AMIA, que causó 85 muertos hace dos décadas y sigue sin resolverse, aunque la investigación apuntó a Irán como responsable.

Entretanto, Fernández, recibió en su residencia de la localidad bonaerense de Olivos a un grupo de familiares de víctimas del atentado contra la AMIA.

En medio del escándalo político desencadenado por la muerte de Nisman, la mandataria mantuvo un encuentro con los miembros de la asociación “18J - Familiares y Amigos de las Víctimas del Atentado a la AMIA”, una de las pocas que apoyó al gobierno tras la firma del memorándum de entendimiento con Irán, aprobado por el Congreso en el 2013, para investigar el ataque.

Según informó la Presidencia argentina en un comunicado, también participaron de la reunión el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández y el ministro de Justicia, Julio Alak.

Tras el encuentro, el titular de la asociación, Sergio Burstein, declaró a los medios que “se habló de la causa AMIA” y del “temor y la preocupación de lo que va a suceder” con la investigación del atentado, a cargo de la cual se encontraba Nisman.

Burstein también se refirió a la próxima designación de un fiscal o un grupo de fiscales para reemplazar al fallecido fiscal y aseguró que quienes queden a cargo también deben “tener injerencia” en la causa que estudia la muerte en extrañas circunstancias de Nisman.

“Necesitamos saber qué pasó con Alberto Nisman”, enfatizó Burstein al salir de la residencia presidencial.

La reunión se realiza un día después que la mandataria argentina hablase por primera vez en público tras la muerte del fiscal.

Durante su discurso, Fernández rechazó la denuncia presentada por Nisman cinco días antes de morir, contra ella y varios de sus colaboradores.

Por su parte, las principales entidades de la comunidad judía, como la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), escenificaron su distancia con el gobierno al homenajear por primera vez por separado a las víctimas del Holocausto.

El secretario general de la DAIA, Jorge Knoblovits, consideró que la comparecencia de Fernández debió “tener otro eje, lamentar la pérdida del fiscal, dar las condolencias a sus familiares”.

“Fue reduccionista en su análisis e inapropiado en este escenario, no hizo foco donde debería hacer y confunde todo”, agregó Knoblovits, en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias, sobre el mensaje de Fernández.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios