América Latina

Explosión en hospital materno de México deja al menos dos muertos

/

Cuadrillas de rescate y de bomberos acudieron desde diversos puntos de la ciudad para asistir tras el acciente.
Cuadrillas de rescate y de bomberos acudieron desde diversos puntos de la ciudad para asistir tras el acciente. Getty Images

Madres heridas y algunas ensangrentadas lograron salir con sus bebés tras una poderosa explosión de gas que destruyó la mayor parte de un hospital materno infantil en la capital mexicana y dejó dos muertos y 66 heridos, mientras rescatistas removían frenéticamente los escombros en búsqueda de otras posibles víctimas.

Por algunas horas, familiares y vecinos aguardaron para conocer detalles de lo sucedido en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, donde empleados reportaron que la explosión ocurrió tras observar una nube de gas en momentos en que un camión cisterna abastecía del combustible al inmueble, como lo hacía todas las mañanas.

Después de una danza de cifras, el alcalde de la ciudad de México, Miguel Angel Mancera, informó en rueda de prensa que tras verificar los datos se determinó que un menor y una mujer fallecieron, además de que 66 personas estaban heridas.

El secretario de Salud de la capital, Armando Ahued, dijo en rueda de prensa que en el momento de la explosión dentro del inmueble había 110 personas y que de los 66 heridos, 21 son bebés. El funcionario dijo que siete menores y siete adultos estaban graves.

Agregó que la mujer fallecida tenía 25 años, mientras que el bebé que perdió la vida tenía de dos a tres semanas de nacido.

Según Mancera, el 70 por ciento del hospital colapsó y que las autoridades tenían como prioridad remover los escombros en busca de posibles víctimas. Sin embargo, dijo que estaban seguros de que ninguno de los niños registrados estaría atrapado. En el lugar trabajan rescatistas apoyados por perros.

Mancera dijo que los tres trabajadores del camión, de la empresa Express Nieto, se encontraban detenidos. Añadió que esa compañía provee desde el 2007 de gas a todos los hospitales públicos de la capital.

Felicitas Hernández, de 35 años, lloraba mientras esperaba frente al hospital a que alguien le dijera lo que había pasado con su bebé de un mes y quien desde que nació estaba internado por problemas respiratorios.

“Estaba internado y no me dejaban dormir con él”, dijo la mujer que comentó haber acudido a ese hospital porque es público y ella no tiene dinero. Horas después, Hernández relató que logró localizar a su bebé sano y salvo en otra clínica a la que fue llevado tras el accidente.

Mancera dijo que en la zona aún se observaba fuego por la tarde, porque el Cuerpo de Bomberos recomendó que se dejara consumir el gas que transportaba el camión cisterna, pero el funcionario afirmó que la zona estaba bajo control y que no había riesgo de una nueva explosión.

Las autoridades han dicho que la búsqueda de posibles víctimas continuará el tiempo necesario.

“No podemos descartar nada sobre personas bajo los escombros”, dijo Fausto Lugo, el secretario de Protección Civil de la ciudad.

Empleados de hospital dijeron a la AP que después de las siete de la mañana se registró la fuga y que aunque dos empleados del camión intentaron controlarlo no pudieron y de pronto vieron une nube de gas antes de la explosión.

“Se ve una gran nube de gas”, dijo Agustín Herrera, un anestesiólogo que iba de salida de su turno. “Justo cuando salimos es la explosión. Ahí vimos salir a madres heridas con bebés, caminando con su propio pie”,

“Empezamos a oír el ruido del escape de gas. Les reventó la manguera”, dijo Laura Díaz Pacheco, quien trabaja como técnico de laboratorio.

La mujer comentó que en un momento todos volvieron a trabajar, pero de pronto los empleados del camión cisterna “estaban muy nerviosos, gritaban”.

Miguel Angel García fumaba fuera del hospital ABC Santa Fe para tratar de calmar los nervios mientras esperaba noticias sobre su esposa y su bebé recién nacida que fueron llevados ahí desde el lugar de la explosión.

García, de 22 años, manejaba un autobús cuando escuchó sobre la explosión donde acababa de nacer su segundo hijo. Pidió a los pasajeros que transportaba bajarse y se dirigió al hospital.

“Cuando llegué al hospital y lo vi hecho pedazos, pensé lo peor”, dijo y refirió que esperó al menos una hora y luego una enfermera le dijo que su esposa y su bebé estaban bien y que habían sido transferidos al ABC Santa Fe.

El presidente Enrique Peña Nieto envió a través de su cuenta de Twitter su solidaridad con las víctimas y sus familiares. Señaló que ordenó a su gobierno apoyar las labores en la zona.

“Mi tristeza y solidaridad a los heridos y familiares de quienes perdieron la vida esta mañana en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa”, dijo el mandatario en la red social.

El papa Francisco también lamentó a través de su cuenta de Twitter el incidente. “Recemos por las víctimas de la explosión en el hospital de Cuajimalpa, México, y por sus familiares que el Señor les conceda paz y fortaleza”, señaló en la red social.

Ismael García, de 27 años y vecino de la zona, dijo a la AP que cuando escuchó la explosión salió de inmediato y corrió hacia el hospital, donde le dijeron que la cisterna iba a abastecer de gas por la zona de la cocina.

“Hubo una súper explosión y todo se prendió de fuego”, dijo el hombre, que dijo que ayudó a sacar bebés de la zona de cunas. “Entramos a apoyar, a sacar escombros, a sacar bebes del cunero. Afortunadamente pudimos sacar a los ocho bebés”.

El hospital se encuentra en una zona urbanizada de clase media baja, junto a una escuela y un mercado.

Según el gobierno de la capital, el hospital se fundó en 1993 y tiene 35 camas.

A este despacho contribuyeron los corresponsales de The Associated Press en México, E. Eduardo Castillo y Christopher Sherman.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios