América Latina

EEUU vigila manejos turbios en Florida de aspirante a presidencia de El Salvador

El empresario salvadoreño Enrique Rais López (der.) en un avión con el ex presidente hondureño Porfirio Lobo.
El empresario salvadoreño Enrique Rais López (der.) en un avión con el ex presidente hondureño Porfirio Lobo. insightcrime.com

Es un aspirante a la presidencia que llama mucho la atención, pero no necesariamente la de los electores.

El empresario Enrique José Rais, quien anunció sus intenciones de competir por la presidencia de El Salvador, es una persona de interés para las autoridades estadounidenses, que evalúan sus nexos con el narcotráfico y una importante red de lavado de dinero, presuntamente encabezada por el misterioso Comandante Ramiro, uno de los principales jefes del gobernante FMLN.


Rais cayó en el radar de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA) este año, cuando tres aviones y un helicóptero, registrados a su nombre, fueron incautados temporalmente en el condado Martin, Florida. Las autoridades habían sido alertadas de que las aeronaves volaban por rutas favorecidas por narcotraficantes y luego lograron comprobar que al menos uno de ellos había sido modificado para transportar droga.

Pero no es solo la DEA la que se encuentra tras la pista del empresario-candidato presidencial, quien está siendo descrito por algunos medios locales como el Donald Trump salvadoreño.


El senador por Florida Marco Rubio describió a Rais como “socio” del Comandante Ramiro (José Luis Merino), en una carta dirigida al secretario del Tesoro, Jacob Lew, en la que solicitaba la aplicación de sanciones contra el hombre fuerte del FMLN

“Encuentro difícil de entender por qué no han sido impuestas sanciones financieras contra individuos en El Salvador, como José Luis Merino, cuya participación en conseguir armas y en lavar dinero a favor de organizaciones guerrilleras colombianas y corruptos emprendimientos de Venezuela son bien conocidos”, manifestó Rubio en una carta con fecha del 2 de agosto.


“La red criminal de Merino recientemente tocó tierra estadounidense cuando cuatro aeronaves de una compañía perteneciente a un socio, Enrique Rais, fueron confiscadas en abril en el condado Martin, Florida”.

El caso de Yankel Rosenthal, por lavado de dinero del narcotráfico fue trasladado a Nueva York.

Las aeronaves —un Lear Jet 31a, un Bombardier CL-600, un Cessna 425, y un helicóptero Robisnon R44-1— fueron posteriormente liberadas tras el pago de una multa de $20,000, en una decisión de una jueza del condado, que sorprendió a los funcionarios de la DEA y de la oficina de Sheriff que llevaban el caso, dijo a el Nuevo Herald una persona familiarizada con la situación.

“Esa decisión fue tomada sin consultar a la DEA [...] y generó mucho malestar”, dijo la fuente.


En los documentos presentados para solicitar la confiscación de las aeronaves, los investigadores notificaron a la Corte que el empresario salvadoreño estaba siendo investigado por las autoridades federales de Estados Unidos.

“Rais […], desde el inicio de la investigación, había sido designado como objetivo de prioridad por la DEA y sujeto de una investigación internacional, dado sus vínculos con grupos del crimen organizado, compañías de maletín, carteles y políticos corruptos identificados en el escándalo de los Papeles de Panamá”, manifiesta el documento.

“Detectives de la Oficina del Sheriff también descubrieron que Rais tiene vínculos con José Salazar-Umana, aka Chepe Diablo, quien ha sido designado como un capo del narcotráfico internacional [...], por su participación con el salvadoreño Cartel de Texis”, agregó el documento.


Según el documento, Rais ha sido dueño y ha operado por lo menos siete aeronaves registradas en Estados Unidos, bajo la compañía Aviators II LLC.

Cinco de las naves fueron exportadas a El Salvador casi inmediatamente después de haber sido registradas con matrículas estadounidenses, lo cual despertó el interés de los investigadores.

“Las aeronaves registradas en Estados Unidos, singularmente identificadas con el número N, son normalmente codiciadas por las organizaciones de narcotráfico de Centro y Sudamérica debido a que despiertan menos atención por parte de la seguridad de los aeropuertos”, señaló el documento.

Pero fueron los planes de vuelo de una esas aeronaves , que seguía una ruta conocida de narcotráfico, los que llevaron a las autoridades a realizar una requisa de la aeronave y en la que terminaron confirmando sus sospechas, luego de que un perro entrenado encontró rastros de droga.

“K9-Oscar [el perro] dio indicaciones positivas en la zona posterior de carga. Oscar apuntó hacia el panel del piso del closet y hacia un asiento colocado en frente”, señala el informe.

Los agentes también descubrieron que la aeronave había sido modificada para el transporte de droga, reportando que más de la mitad de los asientos habían sido removidos.

Los abogados de Rais, que consiguieron la liberación de las aeronaves, insistieron desde el inicio en que el empresario no había cometido ningún delito y resaltaron que las autoridades al final no habían presentado cargos formales contra él.

“El Grupo Rais ni José Enrique Rais o algunos de sus asociados han cometido ningun crimen, y en consecuencia niegan cualquier acusación”, manifestó el abogado del empresario Jonathan David, en declaraciones publicadas por el sitio de internet especializado InSight Crime.

Rais es un empresario influyente en El Salvador, con estrechos lazos con el ex Fiscal General de la República y con altos funcionarios de gobierno de distintos países.

Según InSight Crime, Rais controla la firma de manejo de desechos sólidos Manejo Integral de Desechos Sólidos de El Salvador (MIDES), que recibe subsidios públicos y que se ha beneficiado de contratos gubernamentales por más de una década.

El empresario acaparó algunos titulares meses atrás, tras dejar conocer sus aspiraciones a la presidencia de la republica.

“Su candidatura aún no es oficial, incluso él podría ir por los partidos GANA o PCN”, reportó el portal de noticias salvadoreño Diario al Día.

“Hay muchos sectores políticos que van a saltar si llegase a oficializarse Rais como candidato a presidente para el 2019, porque fuera como Donald Trump, sin miedo a señalar corrupción y hacer un cambio total en la política salvadoreña”, agregó el diario.

Aún cuando la prensa local coloca a Rais como un potencial candidato de la derecha, cuya eventual campaña rivalizaría con la del también derechista Alianza Republica Nacionalista (Arena), son los vínculos que mantiene con la izquierda, y en especial con el gobernante FMLN, por los que el empresario es mejor conocido.

“Él salió diciendo que tenía interés en buscar una candidatura presidencial” pero él no ha precisado por cuál partido”, dijo desde San Salvador el diputado de Arena Ernesto Muyshdont.

Más bien, “a él se le ha visto muy cercano al FMLN, y a José Luis Merino”, agregó en una entrevista telefónica.

Merino, también conocido como una persona de confianza del fallecido líder venezolano Hugo Chávez, es hoy en día uno de los hombres más poderosos en el país centroamericano y uno de los tres máximos líderes del FMLN, controlando “el dinero” del movimiento político.

Gran parte de la asistencia petrolera proveniente de Venezuela fue controlada personalmente por Merino, quien además mantenía estrechas relaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), factor que quedó revelado en los correos electrónicos pertenecientes al abatido líder guerrillero Raúl Reyes.

En uno de los correos obtenidos, Merino aparece como un enlace clave de las FARC para obtener armas, facilitando la compra de rifles de asalto y de francotiradores, así como misiles portátiles antitanques.

En otra operación, reportada por el diario The Wall Street Jounal, Merino propuso a las FARC realizar secuestros en Panamá para financiar a la organización guerrillera colombiana y campañas políticas en El Salvador.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM

  Comentarios