Colombia

Crece expectativa por posible liberación de Ingrid

Los gobiernos de Ecuador, Colombia y Venezuela, así como el ex congresista colombiano Luis Eladio Pérez, liberado en febrero tras seis años de cautiverio en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), creen que en breve la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y otros políticos secuestrados van a ver, por fin, la libertad. Otras fuentes autorizadas, en cambio, calculan que eso apenas podría suceder a finales de este año.

Los presidentes Rafael Correa, de Ecuador; Alvaro Uribe, Colombia y Hugo Chávez, de Venezuela esperan, cada uno por su lado, que las FARC, les entreguen en pocos días a un grupo de secuestrados, entre 4 y 12, encabezado por Betancourt. Uribe, incluso, dio un paso adelante al comprometerse de manera pública a no extraditar a Estados Unidos a los guerrilleros que propicien liberaciones y se acojan a la justicia.

Para el caso que los secuestrados sean dados en libertad en cualquier país, incluido Colombia, también se mantiene en firme la propuesta del presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, de recibir a los secuestradores que se entreguen y la promesa de no extraditarlos después.

Supuestos voceros de algunas facciones de la organización terrorista habrían contactado en los últimos días a los gobiernos de los tres países para indagar por las garantías legales que tendrían en caso de entregarse junto con secuestrados que mantienen en su poder.

Ecuador es el país que ha tomado las versiones con mayor convencimiento y sus tropas destacadas a lo largo de la frontera con Colombia, de 586 kilómetros, están preparadas para recibir secuestrados.

El ex congresista Luis Eladio Pérez sostiene que en el sur de Colombia un grupo de secuestrados está siendo movilizado por sus captores hacia la libertad. "Ojalá sea esta semana'', dijo el miércoles.

De acuerdo con Pérez, "somos optimistas en pensar que la liberación de los cuatro [políticos] que están allá va a ser muy pronto, para posteriormente avanzar en un intercambio de militares y policías por guerrilleros en las cárceles''.

Los políticos a los que se refiere Pérez serían Ingrid Betancourt, Alan Jara, Oscar Tulio Lizcano y Sigifredo López.

Pérez sostiene que pueden ser entregados "a Chávez, a Correa, a Lula, o al presidente Uribe, en fin, son condiciones que ponen las FARC'', de acuerdo con ‘‘información cercana y cierta'' que el ex congresista asegura poseer. Las FARC, empero, no han anunciado, al menos en público, nada que permita esperar las prontas nuevas liberaciones.

El periodista colombiano Herbin Hoyos, quien lidera desde hace una década un programa de radio de cubrimiento internacional por el que los secuestrados pueden oír en las noches mensajes de sus parientes, no es optimista frente a los rumores de nuevas y prontas liberaciones.

Hoyos, quien también dirige la fundación Colombia Universal, dedicada a investigar la dinámica del secuestro en el país y a administrar bancos de datos sobre el tema, explicó a El Nuevo Herald que no existen hasta el momento acuerdos de las FARC con ninguno de los tres gobiernos que esperan a un grupo de secuestrados y eso le hace suponer que ‘‘solamente habrá liberaciones por ahí hasta finales del año''.

Basado en informaciones confidenciales que recibe en el desarrollo de su trabajo, Hoyos, sin embargo, le concede algo de razón al optimismo ecuatoriano: "En este momento hay una intención de la guerrilla de reivindicar la imagen del presidente Correa y hay preferencias de que sea él quien reciba a unos secuestrados'', expuso, pero advirtió que el tema de las liberaciones actualmente está afectado por una "campaña de desinformaciones'' originada en Colombia sobre la que no dio detalles.

El también periodista colombiano Jorge Enrique Botero, único que en dos oportunidades ha podido entrevistar en cautiverio a los secuestrados más emblemáticos en poder de las FARC, considera que este grupo armado estaría replanteando la práctica del secuestro y cree que antes de terminar este año ese fenómeno delictivo de lesa humanidad "saldrá del conflicto armado'' en Colombia.

Botero lleva años siguiendo de cerca a las FARC. Fue quien descubrió que Clara Rojas, la ex compañera de fórmula de Betancourt, había dado a luz en cautiverio y en medio de las explosiones de un combate nocturno a un niño que fue llamado Emmanuel, cuyo padre es un guerrillero.

Rojas fue liberada en febrero pasado cuando su bebé llevaba cerca de tres años en poder una institución gubernamental de protección de la infancia que lo recibió como expósito de manos de un guerrillero que lo había acogido para curarle varias enfermedades tropicales y la fractura de un brazo.

Los mismos supuestos voceros de las FARC que se habrían comunicado con los tres gobiernos, u otros, asimismo habrían contactado en Colombia a la Fiscalía General de la Nación y a la Defensoría del Pueblo para buscar asistencia y amparo durante la virtual liberación de un grupo indeterminado de secuestrados que se encuentran en el sur de Colombia.

En el caso de la Defensoría del Pueblo, Vólmar Pérez, jefe de esa entidad oficial defensora de los derechos humanos, recientemente le dijo a El Nuevo Herald no estar al corriente de los contactos que estarían buscando las FARC pero expresó la esperanza de que sean ciertos.

Al reiterar el viernes su promesa de no extraditar a quienes se entreguen junto con los secuestrados que tengan en su poder, el presidente Uribe confió en que "Ojalá fuera verdad el ofrecimiento del guerrillero que se comunicó con la señora directora del DAS [policía secreta] para entregar a la doctora Ingrid Betancourt. Nosotros respetaríamos el compromiso de no extradición si eso llegase a suceder''.

De acuerdo con el mismo Uribe, el supuesto guerrillero que llamó al DAS ofreció la entrega de Betancourt y otros a cambio de no ser extraditado y al ser consultado por subalternos el mandatario dice que contestó: "Yo asumo el compromiso. Díganles que sí, que nos comprometemos a no extraditar a esa persona. Pero que se haga la liberación de los secuestrados''.

Al mismo tiempo, una fuente cercana al gobierno del presidente Rafael Correa, de Ecuador, informó el viernes a El Nuevo Herald que voceros de las FARC también le han ofrecido la próxima entrega, presumiblemente incondicional, de un grupo de secuestrados que podría ser de 12, con Betancourt a la cabeza.

Las expectativas actuales sobre "inminentes'' liberaciones coinciden con nuevas posturas de Correa y Chávez frente a las FARC. Este último, después de haber apoyado el reconocimiento del grupo guerrillero como "fuerza beligerante'', esta semana declaró que en este momento no había lugar en América Latina para un movimiento guerrillero y pidió que el grupo terrorista entregue a los secuestrados "a cambio de nada''.

Rafael Correa, por su parte, insistió durante la semana en que su gobierno tendrá ‘‘tolerancia cero'' hacia las FARC y no tolerará incursiones en su territorio.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios