Colombia

El posible sucesor del presidente colombiano

Además del operativo de rescate de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes, el ministro de Defensa de Colombia Juan Manuel Santos reportó en el último año los golpes más contundentes a la guerrilla de las FARC, ubicándolo como firme aspirante a suceder al presidente Alvaro Uribe.

Santos, quien cumplirá 57 años en agosto próximo y es heredero de una de las familias más emblemáticas del país, propietaria de la casa editorial El Tiempo, llegó al ministerio de Defensa en julio del 2006 generando gran expectativa.

Aunque pasó dos años como cadete en la Escuela Naval, se retiró de ella para iniciar estudios de Economía y Administración de Empresas en Kansas (EEUU).

Más tarde consiguió un título de Magíster en Economía, Desarrollo Económico y Administración Pública en la Escuela de Economía de Londres y en la Universidad de Harvard, además de hacer estudios de periodismo.

Santos, uno de los mayores expertos en el tema cafetero en el país, se convirtió en 1991 en el primer ministro de Comercio Exterior, y nueve años más tarde fue nombrado ministro de Hacienda por Andrés Pastrana (1998-2002).

En el 2002 Alvaro Uribe ganó las elecciones presidenciales y nombró como su vicepresidente a Francisco San-tos, primo hermano del ex ministro.

Poco antes de asumir su segundo período de gobierno constitucional, en julio del 2006, Uribe designó a Santos como ministro de Defensa.

"A diferencia de sus antecesores civiles que buscaron adaptarse a un medio ajeno a sus funciones, Santos supo corresponder a la expectativa que se generó con su nombramiento y entablar una estrecha relación con el mando militar'', según dijo a la AFP el ex ministro de Defensa, general Rafael Samudio.

Las victorias militares, especialmente contra las FARC, se dieron a partir de diciembre del 2006 con el rescate del ahora canciller Fernando Araújo, en poder del grupo rebelde desde el 2000, y la muerte en combate en el último año de importantes cabecillas rebeldes.

Pero sin lugar a dudas, los principales éxitos se dieron con la muerte del número dos de las FARC, Raúl Reyes, en un ataque del ejército colombiano a un campamento insurgente en Ecuador, el pasado primero de marzo.

A ese hecho se sumó, una semana después, la muerte de Iván Ríos, otro de los dirigentes de las FARC, asesinado por uno de sus lugartenientes que luego reclamó una recompensa en efectivo.

Santos sorprendió también en mayo pasado al informar de la muerte del fundador y líder de las FARC, Manuel Marulanda (alias "Tirofijo''), al parecer por un paro cardiorespiratorio, lo que obligó al grupo rebelde a confirmar el hecho.

El miércoles rubricó su labor con el incruento rescate de la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y 11 militares colombianos, algunos de ellos con más de 10 años en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En las últimas semanas, ante la eventualidad de que Uribe no se presente a un tercer período, Santos ha sido incluido entre los candidatos a sucederlo, pero ha dicho que por ahora sólo piensa en continuar trabajando en el ministerio, y aunque no esconde sus intenciones, asegura que si el mandatario decide continuar, lo acompañará en su campaña.

  Comentarios