Colombia

Betancourt pide a América Latina luchar contra tráfico de armas y drogas

La ex rehén franco-colombiana de las FARC Ingrid Betancourt pidió este viernes a los países latinoamericanos luchar contra el tráfico de drogas y armas con el que "se alimenta el terrorismo y se incrementa el secuestro''.

"Pedimos que la droga que se produce en Colombia y en otras regiones no pueda transitar'' por Latinoamérica "porque con la riqueza que genera se alimenta el terrorismo y se incrementa el secuestro'', dijo Betancourt tras recibir el premio Príncipe de Asturias de la Concordia en una ceremonia en el teatro Campoamor de Oviedo (Asturias, norte de España).

"Pedimos que todos nuestros pueblos detengan el tráfico de armas porque esas mismas armas se utilizan en contra de nuestra población, para quitar la vida y la libertad de nuestros seres queridos'', añadió la ex candidata presidencial colombiana, en un discurso en el que no pudo evitar las lágrimas.

"Desde Asturias, hacemos un desgarrador llamado a nuestros pueblos hermanos, en toda América Latina, para que impidan que el secuestro se generalice en nuestro continente'', dijo Betancourt, liberada el pasado 2 de julio, junto a otras 14 personas, en una operación militar tras permanecer seis años en manos de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Betancourt en un emotivo discurso durante la entrega de los premios Príncipe de Asturias de manos del heredero de la Corona española, el príncipe Felipe de Borbón, recordó sus años de cautiverio antes de asegurar: "No me sentiré totalmente libre, ni feliz, mientras quede alguno de mis compañeros preso en la selva''.

"Hoy no podemos ignorar su situación y la de cientos de seres humanos que padecen la arbitrariedad de la intolerancia política, religiosa o cultural en cualquier lugar del mundo'', añadió la ex rehén, convencida de que "en esta aldea global que es el mundo de hoy, todos somos vecinos''.

Por ello, Betancourt animó a "todo el mundo'' a participar en una marcha mundial el próximo 28 de noviembre para pedir la liberación de los secuestrados.

"El 28 de noviembre les pido a todos ustedes que nos ayuden a tender la mano a los que lo perdieron todo'', dijo Betancourt, quien consideró que será un gran "regalo de navidad'' para los secuestrados al tiempo que aseguró que los colombianos que se queden en casa ese día "no podrán festejar la navidad con la conciencia tranquila''.

Betancourt, seguida atentamente por el resto de galardonados con el premio Príncipe de Asturias en sus distintas categorías, a los que alabó, recordó a los miles de ciudadanos anónimos que "se movilizaron en el mundo entero para exigir nuestra liberación'' cuando se encontraba secuestrada, los cuales "rompieron el círculo vicioso de la indiferencia''.

El grito de todas estas personas anónimas llegó entonces a "quienes sí tenían poder e influencia'', que "oyeron y actuaron'', dijo, en referencia a personalidades como el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, o el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

"Tengo la convicción de que su decisión de no apadrinar operaciones de rescate de tipo militar con el objetivo de respetarnos la vida fue el punto de partida para idear una operación sin armas, donde los únicos que corrían un riesgo de muerte eran nuestros salvadores'', dijo Betancourt, en referencia a la operación incruenta que le devolvió la libertad.

"Es claro que nuestro mundo debe cambiar y que cada uno de nosotros debe romper la maldición de su propia indiferencia'', afirmó, abogando por unas nuevas relaciones entre Estados más solidarias.

"Podemos aceptar acuerdos comerciales menos buenos para nosotros, pero más justos. Podemos buscar mayores inversiones solidarias y menos rendimientos especulativos. Podemos ofrecer más diálogo y menos imposiciones a la fuerza'', concluyó.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios