Colombia

Ex congresista escapa de las fauces de las FARC tras 8 años de cautiverio

El ministro de Defensa de Colombia Juan Manuel Santos ayuda al ex congresista Oscar Tulio Lizcano, débil tras escapar del cautiverio de las FARC.
El ministro de Defensa de Colombia Juan Manuel Santos ayuda al ex congresista Oscar Tulio Lizcano, débil tras escapar del cautiverio de las FARC. AP

Al cabo de ocho años, dos meses y 21 días de haber sido secuestrado, mantenido en aislamiento y atado con cadenas a los árboles, el ex congresista colombiano Oscar Tulio Lizcano, de 63 años, huyó por iniciativa de su carcelero en busca de tropas oficiales que desde hacía cinco meses tenían virtualmente cercada a la facción guerrillera que tenía Lizcano.

"Tuve el valor de jugármela toda porque sabía que me iban a fusilar'', declaró Lizcano en Cali cuando el Ejército lo estaba conduciendo a un hospital.

El ex congresista agradeció al carcelero que decidió llevarlo a la libertad y el presidente Alvaro Uribe aseguró: "la oferta del gobierno se va a cumplir'', luego de anunciar que ‘Isaza' ‘‘iría [a Francia con] su compañera, que se desmovilizó hace cuatro meses''.

"Hablé, a través de los embajadores, con el gobierno de Francia que nos ha manifestado que acepta recibir a ‘Isaza''', señaló Uribe.

El guerrillero será indultado, recibirá una recompensa y viajará a Francia, dónde recibirá asilo y asistencia especializada en el ojo izquierdo que años atrás le fue herido en combate.

El gobierno del presidente francés, Nicolás Sarkozy, ha ofrecido en varias ocasiones recibir a los guerrilleros de las FARC que dejen en libertad a rehenes, aunque hasta ahora esa oferta no se había concretado.

Voceros del ministerio de Defensa dijeron a El Nuevo Herald que la compañera de ‘Isaza' es una guerrillera adolescente conocida como alias ‘Yurani'.

Uribe, en un encuentro con el guerrillero, dijo que mientras recibe la recompensa y la documentación necesaria para viajar a Francia, "el Ejército lo tendrá a usted en las mejores condiciones. Hoy el Ejército lo ha rescatado, usted era una víctima del terrorismo''.

"Queremos invitar a todos los guerrilleros a que se desmovilicen'', declaró, "estamos muy preocupados por quienes siguen secuestrados. Nuestra invitación a los guerrilleros es que sigan el ejemplo de ‘Isaza’. Abandonen la guerrilla y traigan consigo a los secuestrados''.

Ingrid Betancourt, la ex candidata presidencial liberada el pasado 2 de julio declaró: "Nos podemos sentir orgullosos de ser colombianos al tener un Ejército que logró la liberación de otro secuestrado'', señaló.

Lizcano fue el primer político secuestrado por las narcoguerilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en el desarrollo de su estrategia para intentar canjear rehenes por terroristas presos.

El Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, al presentar en rueda de prensa a Lizcano en una base militar de Cali, reveló que desde hacía cinco meses los servicios de inteligencia del Estado habían localizado la región selvática por la que las FARC, acorraladas, estaban transitando con Lizcano.

La liberación del ex congresista se produjo en el selvático departamento de Chocó, limítrofe con Panamá, considerada la región más lluviosa del mundo después de Senegal.

El Ejército precisó que el encuentro de Lizcano y el guerrillero con la patrulla militar se produjo en el municipio chocoano de San José del Palmar, en una orilla del río Tamaná.

La cuadrilla terrorista que lo tenía estaba virtualmente cercada por tropas oficiales. El suministro de abastecimientos estaba cortado y Lizcano llevaba "siete días comiendo cogollo de palma'', precisó el ministro.

En esas circunstancias, el carcelero ‘Isaza', jefe de la cuadrilla que tenía al ex congresista, optó por huir con el rehén y lo entregó a las 8:30 de la mañana del domingo a una patrulla militar que encontraron estacionada en el camino.

El representante a la Cámara, Mauricio Lizcano, el mayor de dos hijos del liberado, contó que el presidente Alvaro Uribe lo llamó para darle la noticia tan pronto la recibió de parte del Ejército.

Desde el sitio en donde quedó en manos del Ejército, el ex congresista habló telefónicamente con su hijo Mauricio. "Me dijo que estaba bien de salud, pero débil''.

"Fue rescatado en una zona muy selvática, estoy muy contento, feliz'', exclamó.

Los médicos que lo atendieron dijeron haberlo encontrado "algo descompensado'' pero sus condiciones eran relativamente buenas y fue sometido a múltiples exámenes que demorarán varios días.

Cuando fue presentado a periodistas en una base militar, Lizcano contó que durante su cautiverio no estuvo acompañado de ningún otro secuestrado y "no podía hablar ni comunicarme con ninguno de los guerrilleros que me custodiaban''.

Su primer agradecimiento fue, "ante todo, a la persona que tuvo la valentía, el valor de salir conmigo, un viejo que me encontraba muy enfermo. Al comandante que tomó esa decisión''.

Reveló que pudo permanecer vivo durante el cautiverio gracias al recuerdo de "mi Barquerita [su esposa, Martha Arango de Lizcano]. Me duele porque se me quedaron las 20 últimas poesías que le había escrito''.

A los demás secuestrados en Colombia, que pasan de dos mil, les envió un mensaje de "ánimo, ánimo, que si yo hice este esfuerzo tan grande, que, por Dios, tengan la moral. Yo iba para nueve años. Y yo sé que ellos van a salir. Van a gozar de la libertad''.

El segundo hijo de Lizcano también había sido secuestrado y rescatado por la fuerza pública.

Tras la liberación de Lizcano tropas del Ejército combatieron con reductos guerrilleros en la zona del secuestro causándoles nueve muertos y 6 arrestos.

Al ser presentado a la prensa, antes de entrar al hospital, el ex congresista lucía demacrado y casi sin fuerzas. Tanto que debió buscar una silla por no tener ánimo para permanecer de pie.

Tenía barba de varios días, una camiseta negra, botas de campo y un par de enormes pantalones cubiertos de barro.

"El ejército de Colombia está escribiendo una páginas de antología en la historia de Colombia'', dijo el domingo el congresista opositor Gustavo Petro.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios