Colombia

Funcionario muere en disturbios en sur colombiano

Cientos de ahorradores estafados por la empresa Proyecciones DRFE (Dinero Rápido Fácil y Efectivo), bajo la figura llamada pirámide, hacen largas filas para presentar su denuncia ante la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía de Popayán, capital del departamento de Cauca (Colombia). Entre miércoles y jueves más de 30 empresas captadoras de dinero del tipo piramidal han quebrado y las autoridades han intervenido 66 sucursales de Proyecciones DRFE en el país.
Cientos de ahorradores estafados por la empresa Proyecciones DRFE (Dinero Rápido Fácil y Efectivo), bajo la figura llamada pirámide, hacen largas filas para presentar su denuncia ante la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía de Popayán, capital del departamento de Cauca (Colombia). Entre miércoles y jueves más de 30 empresas captadoras de dinero del tipo piramidal han quebrado y las autoridades han intervenido 66 sucursales de Proyecciones DRFE en el país. EFE

El defensor de derechos humanos de una municipalidad del sur de Colombia murió de un disparo en medio de disturbios callejeros ocasionados por el desplome de empresas que ilegalmente recaudan dinero del público ofreciendo a cambio altas ganancias.

La mayoría de esas oficinas ilegales que captan ahorros en efectivo son del suroeste del país, y muchas operan en poblaciones cercanas a la frontera con Ecuador. En el litoral del Caribe no se han presentado reclamos por ese tipo de oficinas ni en la zona noreste.

El director de la Policía Nacional, general Oscar Naranjo, dijo el jueves a periodistas que se han ocupado 66 oficinas de esas empresas ilegales en todo el país y decomisado en esas instalaciones unos 14.000 millones de pesos (unos seis millones de dólares).

Hasta ahora las operaciones policiales no dejan detenidos y se desconoce el paradero de los dueños de esas compañías, indicó.

Ante versiones de que Carlos Alfredo Suárez, propietario de la empresa Dinero Rápido Fácil Efectivo (DRFE) había escapado del país y no pagaría a sus clientes, miles de personas en las localidades del suroeste se abalanzaron sobre las sedes de la compañía, presentándose disturbios callejeros con la policía, que dispersó a la multitud con gases lacrimógenos.

En uno de esos desórdenes, el responsable de derechos humanos de la localidad de Buesaco, en Nariño, a unos 500 kilómetros al suroeste, murió por un disparo en la cabeza el miércoles en la noche, dijo en entrevista telefónica el alcalde de la población, José María Moncayo.

Byron Santander intentaba calmar a los pobladores que se agolparon a las puertas del edificio de tres pisos de DRFE, cuando se produjo el ataque, agregó Moncayo.

"No sabemos quién lo hizo o por qué, él (Santander) sólo intentaba ayudar", dijo el alcalde.

Agregó que toda la población de su municipio, unos 22.400 habitantes, así como de regiones cercanas, tenían dinero colocado en DRFE.

En Medellín, a 250 kilómetros al noroeste de Bogotá, unos 600 ahorradores de esa oficina recibieron el capital que habían invertido con la esperanza de doblarlo en pocos meses, según reportó el coronel Edgar Henao, comandante de policía en esa ciudad.

Las seis diferentes oficinas regionales de la Fiscalía General en el suroeste del país comenzaron el jueves a recibir cientos de denuncias contra los receptores ilegales de ahorros.

En Puerto Asís, población a 540 kilómetros al suroeste de Bogotá, la alcaldía decidió decretar toque de queda desde las 13.30 hora local (18:30 gmt) hasta las 05.00 horas del viernes, a fin de evitar los disturbios de la masa de ahorradores frustrados.

La policía también reportó el incendio de una de esas empresas en el municipio de Pitalito, a unos 375 kilómetros al suroeste de la capital colombiana.

También se informó que la policía debió escoltar a empleados de varias de esas oficinas hasta otras ciudades, para que no fueran agredidos por los furiosos ahorradores. La lista de estafas incluye siete capitales departamentales y cuatro municipios.

En Florida, una pequeña localidad a 275 kilómetros al suroeste de Bogotá, la policía decomisó el equivalente a 298.000 dólares, que fueron entregados a la Fiscalía, dijo Orlando Alvarez, Secretario de Gobierno de esa municipalidad.

Disturbios similares se presentaron el miércoles en al menos otras dos localidades de Nariño y una del vecino departamento de Cauca, lo que obligó a las municipalidades a decretar toques de queda.

Durante meses, las autoridades financieras previnieron a los colombianos sobre la ilegalidad y la estafa de estas empresas recaudadoras que prometen altos rendimientos económicos en pocos meses.

La Superintendencia Financiera de Colombia, una dependencia del Ministerio de Hacienda encargada de vigilar la banca y el mercado de valores, ordenó 11 de noviembre que DRFE devolviera todos los fondos a sus clientes.

La Superintendencia calculó que de enero a septiembre, DRFE captó 400.000 millones de pesos (unos 181 millones de dólares), según un comunicado de la entidad divulgado en su sitio de internet.

  Comentarios