Colombia

Ordenan captura de ejecutivos de firma "pirámide'' en Colombia

La fiscal que investiga lavado de activos, Gladys Sánchez, informó el miércoles que pidió la captura de los ejecutivos de la firma DMG, envuelta en el escándalo de las empresas que captaban dinero ilegalmente, y señaló que un juez ya emitió las boletas de detención.

A su vez, el Fiscal General, Mario Iguarán, anunció en rueda de prensa que pedirá a las autoridades panameñas la extradición de David Murcia, principal accionista de DMG.

En Panamá, el portavoz de la Policía Nacional, Eduardo Lin Yuen, dijo a la AP que ya se recibió la solicitud colombiana de captura y que se inició la búsqueda. Murcia ingresó por primera vez a Panamá en noviembre de 2005 con tarjeta de turismo y la última ocasión que lo hizo fue el 21 de octubre de 2008 con igual visa, con autorización para 30 días, informó la Dirección de Migración

Dos de los ejecutivos de esa firma ya fueron arrestados en Bogotá en la madrugada del miércoles, según se informó.

En la orden de captura se incluye a Murcia, quien supuestamente reside en Panamá, informó a la AP la fiscal Sánchez, jefa de la Unidad Nacional de fiscales contra el Lavado de Activos. De momento no se conoció el nombre del juez que impartió la orden.

Los delitos por los cuales fueron pedidas las capturas son concierto para delinquir, lavado de activos, enriquecimiento ilícito, captación masiva de dinero y cohecho, explicó la fiscal.

Entre los mencionados en las órdenes de captura figuran Giovanna Elizabeth León, esposa de Murcia; la madre del ejecutivo, Amparo Guzmán de Murcia; uno de sus cuñados, William Suárez, y tres miembros más de la firma DMG: Marco Antonio Bastidas, Margarita Pabón y Daniel Angel. Pabón y Angel son los ya capturados.

La fiscal Sánchez confirmó a AP que parte de las indagaciones tiene relación con una millonaria incautación de dinero colombiano realizada en agosto del año. Fue una referencia a una declaración que una mujer, Nidia Rosero, entregó a la Fiscalía en agosto del 2007, según la cual, un monto de 7.370.000.000 pesos (3,2 millones de dólares) que la Policía decomisó a ella, eran en realidad, de Murcia y su empresa DMG.

Entre los involucrados por Rosero, figuró Suárez, cuñado de Murcia. Ella dijo que él le propuso instalar una sede de DMG en Orito, un lejano municipio del sur de Colombia.

El presidente Alvaro Uribe ha manifestado públicamente su preocupación por el escándalo de estas financieras ilegales que colapsaron, y el senador oficialista Carlos Ferro informó el martes que el mandatario dijo a varios congresistas que su gobierno tiene pruebas de que al menos una de las empresas de "pirámides'' tendría nexos con el narcotráfico.

Ferro aseguró que Uribe mostró "pruebas en materia de grabaciones... y que eso comprometía a una serie de personas que estaban ahí, con (la empresa) DMG y con dinero del narcotráfico''.

El presidente del Congreso, Hernán Andrade, quien también estuvo en el encuentro en la sede del Ejecutivo, aseveró que Uribe les dijo que esas pruebas contra DMG y otras ‘‘pirámides'' iban a ser llevadas ante jueces y fiscales para que tomen medidas judiciales pertinentes.

Abelardo De la Espriella, abogado de DMG, tras conocer las órdenes de captura contra sus clientes, aseveró que era una medida que "se veía venir'', y reiteró que Murcia le dijo en varias ocasiones que estaba dispuesto a regresar a Colombia si era requerido por las autoridades.

La Policía ocupó el lunes las oficinas de DMG en todo el país y el gobierno decretó un "estado de emergencia'' para promulgar decretos con fuerza de ley para encarar el colapso de las empresas que recaudaban dinero ilegalmente.

Los dueños de varias de las empresas desaparecieron desde la semana pasada y eso desató disturbios en varias poblaciones protagonizados por angustiados inversionistas que buscaban la devolución de su dinero.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios