Colombia

Ingrid será ‘canciller' de rehenes de las FARC

La ex candidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt, que fue rehén de las FARC hasta julio pasado, habla durante una conferencia de prensa que ofreció hoy, 29 de noviembre de 2008, en la embajada francesa en Bogotá (Colombia), en la primera escala de una gira latinoamericana para promover una fundación en pro de los secuestrados por esa guerrilla en su país.
La ex candidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt, que fue rehén de las FARC hasta julio pasado, habla durante una conferencia de prensa que ofreció hoy, 29 de noviembre de 2008, en la embajada francesa en Bogotá (Colombia), en la primera escala de una gira latinoamericana para promover una fundación en pro de los secuestrados por esa guerrilla en su país. AP

Ingrid Betancourt, rehén de las FARC hasta el pasado mes de julio, aceptó asumir en la gira latinoamericana que ha emprendido en Bogotá el papel de "canciller'' de las familias de los secuestrados por esa guerrilla.

La ex candidata presidencial se reunió en la capital colombiana con familiares de muchas de las 28 personas que forman parte de la lista de canjeables de los rebeldes.

"Justamente le hemos dado un mandato amplio, abierto, para que ella haga su ‘lobby' internacional con todos los presidentes y, especialmente, de América Latina'', declaró la portavoz del colectivo de rehenes, Marleny Orjuela.

La activista había anticipado la solicitud a Betancourt de asumir la representación en el exterior de las familias de quienes siguen en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como canjeables por medio millar de insurgentes presos, tres de ellos extraditados a EEUU.

"Queremos que ella haga un ‘lobby' internacional en todos los países europeos y suramericanos, en todos los continentes'', explicó Orjuela antes de reunirse con la ex rehén en la residencia del embajador francés, Jean Michel Marlaud, en el norte bogotano.

Orjuela formalizó la solicitud en nombre de la Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros (Asfamipaz), que ella preside y que aglutina a los allegados de 26 militares y policías que siguen secuestrados en las selvas junto a dos civiles.

"Nosotros confiamos en ella, no en las personas que salieron [del secuestro] hablando mal de nuestros seres queridos'', dijo la presidenta de Asfamipaz, que concurrió al encuentro en compañía del ex cautivo Oscar Tulio Lizcano y representantes de las familias de los rehenes, algunos de ellos con casi once años en cautiverio.

El ex congresista Lizcano huyó de los rebeldes a finales de octubre pasado con ayuda del guerrillero Wilson Bueno Largo --alias "Isaza''--, su carcelero, que desertó y cuya acogida en Francia fue confirmada por el presidente Nicolas Sarkozy en una carta a su colega de Colombia, Alvaro Uribe.

Ese mensaje fue llevado a Bogotá por Betancourt, en su primera visita a su país desde que fuera rescatada, en una entrevista con Uribe. El mandatario dijo haberla recibido "con cariño, con añoranza de libertad para todos los colombianos secuestrados y con el sueño de que las nuevas generaciones puedan vivir en paz''.

Según Lizcano, cuyo secuestro duró más de ocho años, el fin de la la tarea asignada a Betancourt es el de "elevar el nivel de presión de los países amigos latinoamericanos para buscarle una salida negociada a este problema''.

La ex rehén estrenará esa labor en Quito, adonde viajará para entrevistarse con el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dentro de una gira de una semana que también comprenderá Argentina, Brasil, Chile, Perú, Bolivia y, probablemente, Venezuela.

Con la excepción de Ecuador y Brasil, país en el que Betancourt será recibida el viernes por su presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, los días y el orden de los otros destinos de la gira no han sido precisados.

"Aspiro a llevar un mensaje de fraternidad'', expresó la ex rehén en una reunión que mantuvo con la prensa el sábado por la noche en la Embajada de Francia, que asumió su seguridad y el manejo de su agenda en esta breve visita a Bogotá.

Como otros ex rehenes, ella dice que corre riesgos y que teme que las FARC, como lo sugieren informes de inteligencia, planeen acciones para responder a la operación militar, camuflada como misión humanitaria, gracias a la cual recuperó la libertad el pasado 2 de julio.

En la denominada "Operación Jaque'' también fueron rescatados los estadounidenses Keith Stansell, Thomas Howes y Marc Gonsalves, secuestrados desde febrero de 2003, y once militares y policías, todos ellos confinados en bases rebeldes en las selvas del departamento del Guaviare.

  Comentarios