Colombia

Bentancourt pide a la Virgen de Guadalupe sensibilizar a las FARC

La ex rehén colombiana Ingrid Betancourt agradeció el jueves a la Virgen de Guadalupe que la acompañara durante el tiempo que permaneció cautiva y le pidió que tocara los corazones de los líderes de las FARC para sensibilizarlos y que liberen al resto de los secuestrados.

Como parte de una gira por Latinoamérica, Betancourt llegó a la Basílica de Guadalupe, el principal templo católico de la región, para visitar a la llamada Emperatriz de América y escuchar una homilía en la que se alzaron plegarias por la ex rehén y su búsqueda por la paz.

"Cuando estaba en la selva fue a ella a quien le recé, entonces esta es una visita muy importante para mí", dijo a su llegada al templo la colombiana, quien el viernes tiene previsto encontrarse con el presidente Felipe Calderón.

Interrogada sobre si es necesario un milagro de la Virgen para lograr la liberación del resto de los rehenes, consideró que lo más importante es conseguir la sensibilidad humana.

"Yo quisiera pedirle que toque el corazón de los comandantes de la guerrilla porque ellos son los que los tienen que liberar", declaró la colombiana, quien estuvo acompañada del embajador francés en México, Daniel Parfait.

Betancourt comentó que durante su visita a varios presidentes latinoamericanos, sintió que la Virgen de Guadalupe "estaba presente" en la actitud de todos los mandatarios, que se comprometieron a actuar a favor de la liberación de los secuestrados.

La colombiana, vestida de negro, fue recibida a la entrada del templo por Monseñor Diego Monroy, rector de la Basílica de la Guadalupe, quien la llevó frente a una imagen de la Virgen y le explicó sus simbolismos.

Betancourt permaneció secuestrada por más de seis años, hasta que fue liberada en julio del 2008.

Consideró que actualmente las FARC realizan actos de terrorismo y lesa humanidad, como el secuestro. Confió que la principal guerrilla colombiana cambie sus acciones para que "sean vistos entonces como interlocutores válidos en un proceso de paz, que es lo que espero como colombiana".

Agregó que pide por todas las familias de los secuestrados por las FARC para que en la próxima Navidad todos estén reunidos, pero además por México.

"Porque aquí estamos unidos por un dolor que es también los secuestros que hay en México", dijo.

Betancourt dijo no haber conocido a la mexicana Lucía Morett, una de las tres sobrevivientes de un ataque militar colombiano en marzo a un campamento de las FARC en Ecuador, y tampoco haber tenido conocimiento de la presencia de estudiantes colombianos o extranjeros en zonas de la guerrilla.

A quienes piden que el gobierno colombiano también libere a guerrilleros presos, la ex candidata señaló que no se puede comparar la situación. "Nosotros cuando estábamos en la selva no teníamos nada, no teníamos médicos cuando estábamos enfermos, no teníamos la posibilidad de llamar a nuestras familias, no teníamos la posibilidad de saber dónde estaban ellos, es decir, es una situación muy diferente", añadió.

Ingrid participó en una misa oficiada por Monroy, quien dijo que la recibían como "embajadora para la paz" y elogió su deseo de visitar a la Virgen de Guadalupe, a quien el prelado describió como la señora de la paz que logró reconciliar dos culturas distintas: la indígena y la española.

"Que el señor bendiga al pueblo de Colombia, al pueblo de Francia y especialmente a la señora Betancourt", dijo.

  Comentarios