Colombia

Masacre de 17 indígenas desnuda pugna de narcos en el sur colombiano

Unos 17 indígenas fueron asesinados por las FARC a golpes y machetazos en el sur de Colombia, según organismos de derechos humanos, en el marco de la disputa por un territorio ancestral, vecino a Ecuador, ahora usado por narcotraficantes aliados con los rebeldes.

La masacre ocurrió hace una semana pero sólo fue conocida ahora, cuando algunos sobrevivientes lograron cruzar la selva para llegar a poblados y hacer la denuncia ante autoridades regionales.

"El 4 de febrero la guerrilla de las FARC retuvo a un grupo de familias indígenas acusándolas de estar colaborando con el Ejército o de no haberles informado sobre su ubicación'', dijo a la AFP el gobernador de Nariño, Antonio Navarro, un ex guerrillero y ahora dirigente del Polo Democrático (izquierda).

"Uno de los jóvenes detenidos escapó y contó que los estaban matando con arma blanca, que los tenían amarrados golpeándolos y que no sabía cuántos muertos había, pero que en ese momento ya eran varios'', agregó Navarro.

Por su parte la oficina en Bogotá del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en un comunicado, señaló haber recibido reportes según los cuales ‘‘las víctimas, entre las que se cuentan hombres, mujeres y tres niños, fueron asesinados la semana pasada en el resguardo Awá de Tortugaña Telembi''.

"Estos crueles asesinatos violan los más básicos principios de decencia y dignidad humanas'', denunció en Washington la organización Human Rigths Watch.

El Obispo católico de Tumaco, Gustavo Girón, en cuya jurisdicción está ubicado el resguardo indígena, expresó preocupación por la desprotección en que vive la comunidad Awá "que en los últimos cinco años ha estado recibiendo como una especie de acoso por parte de los grupos armados'', dijo.

La negativa de los Awá al ingreso de hombres armados en su territorio ha provocado crueles y frecuentes acciones de represalia y el desplazamiento de miles de indígenas, que en ocasiones cruzan la frontera hacia Ecuador.

"Las comunidades habían denunciado reiteradas amenazas de la guerrilla'', señaló a la AFP Luis Evelio Andrade, dirigente de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

Tras esta nueva incursión "el resto de la población se encuentra extremadamente atemorizada, lo cual incrementa la preocupación por la posibilidad de un desplazamiento masivo en los próximos días'', alertó la oficina de ACNUR.

La masacre, según esa dependencia de la ONU, ocurrió en una zona "del río Telembi, entre los pueblos de Ricaurte y Barbacoas, se encuentra considerablemente aislado y es de difícil acceso, con presencia de minas antipersonales''.

En esa región, ubicada entre las estribaciones de la cordillera de los Andes y el mar Pacífico, han incursionado en la última década un grupo narcotraficantes que, según la policía, actúan en alianza con un frente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La salida de la droga a través del Océano Pacífico se ha convertido en la principal forma de transporte hacia Estados Unidos, para evadir los fuertes controles que se ejerce sobre el Caribe.

El más reciente informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos, estimó que un 69 por ciento de la cocaína que ingresa a ese país se mueve por el corredor del Pacífico, a veces, utilizando escalas en México, El Salvador y Guatemala.

  Comentarios