Colombia

Ejército captura sede de frente de las FARC

El ministro colombiano de Denfensa, Juan Manuel Santos (c.), junto al comandante general de las Fuerzas Militares, Freddy Padilla (d.), durante una visita de reconocimiento que hicieron hoy, 28 de febrero de 2009, a una de las once cavernas naturales que fueron descubiertas por las Fuerzas de Despliegue Rápido (FUDRA) del Ejército colombiano en la región selvática del Caño Yarumales, en el suroriente de la serranía La Macarena del departamento del Meta. Estas cavernas servían de refugio a guerrilleros del Frente 27 de las FARC. EFE/Guillermo Legaria
El ministro colombiano de Denfensa, Juan Manuel Santos (c.), junto al comandante general de las Fuerzas Militares, Freddy Padilla (d.), durante una visita de reconocimiento que hicieron hoy, 28 de febrero de 2009, a una de las once cavernas naturales que fueron descubiertas por las Fuerzas de Despliegue Rápido (FUDRA) del Ejército colombiano en la región selvática del Caño Yarumales, en el suroriente de la serranía La Macarena del departamento del Meta. Estas cavernas servían de refugio a guerrilleros del Frente 27 de las FARC. EFE/Guillermo Legaria

El Ejército de Colombia desalojó de 11 enormes cavernas naturales a la mayor parte de la estructura principal del bloque de guerra más grande que queda de las FARC, al mando del mítico Víctor Julio Suárez Rojas, alias "Mono Jojoy'', quien huye enfermo de diabetes por las selvas del suroriente colombiano.

"No se imaginan lo que hemos caminado durante cinco años buscando estas cavernas'', contó ayer a El Nuevo Herald el general Freddy Padilla, durante un recorrido por la zona de guerra en el suroriente, donde una división con 17 batallones de efectivos antisubversivos y cuatro brigadas, entre otros grupos, persiguen sin pausa al Estado Mayor del Bloque Oriental de las FARC.

Padilla acompañó a un grupo de periodistas a verificar las consecuencias de los golpes que el Ejército le han propinado a las FARC en el sureste del país, donde ‘‘durante 40 años no se movía una hoja sin que ellos [las FARC] lo aprobaran'', declaró el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, quien también viajó a la zona de guerra.

Según el general Miguel Pérez Guarnizo, comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido (FUDRA) que combate en esta región, en el avance hacia las cuevas las FARC perdieron un hospital de campaña donde se practicaban operaciones ortopédicas complejas y se ofrecía tratamiento odontológico y general.

También contaba con medicamentos abundantes para el tratamiento de la leishmaniasis, una enfermedad tropical que puede causar la muerte si no se trata debidamente, así como antibióticos y otros medicamentos indispensables para sobrevivir en la selva.

En la región de las llamadas Cuevas de El Mono las FARC perdieron además una fábrica de minas antipersonales, otra de granadas de mortero y un taller en el que fundían aluminio con hierro para fabricar morteros y otro tipo de armas, porque el cerco militar les impide recibir material de guerra.

Los periodistas invitados, entre ellos de El Nuevo Herald, llegaron ayer a un kilómetro de la primera línea de combate contras las unidades de las FARC, que luchan encarnizadamente tras perder sus posiciones de combate y descanso en las cavernas y sus alrededores.

Una hora antes de la visita de periodistas y altos mandos, un capitán cayó en un campo minado y perdió una pierna. Minutos después, un soldado corrió la misma suerte y ambos fueron aerotransportados a hospitales de Villavicencio.

En el mismo camino por donde se desplazaba el ministro Santos, mandos militares y los periodistas, los militares desactivaron una mina antipersonal.

La región en la que se combate el frente del Mono Jojoy, formado por unos 3,000 hombres, tiene cerca de 52,000 kilómetros cuadrados y está en el Parque Natural de la Sierra de la Macarena.

"Vamos recuperando el control'', advirtió el general Pérez Guarnizo.

Desde cuando las fuerzas militares entraron a la región en el 2002 para una campaña de desalojo de las FARC, se han hallado nueve campamentos con piscinas y edificaciones que parecían balnearios. La zona de las cavernas es parte de los 42,000 kilómetros que el ex presidente Andrés Pastrana desmilitarizó para celebrar conversaciones de paz que finalmente no fructificaron.

El poder que el frente del Mono Jojoy alcanzó a tener en la zona le permitió construir el único hotel en La Macarena, cerca de la zona actual de operaciones .

"Este fue el corazón del territorio de las FARC durante 40 años'', dijo el ministro Santos.

Con el tiempo, Pérez Guarnizo contó que los campamentos de las FARC fueron acomodados en casas más modestas selva adentro, pero la presión de las fuerzas militares no cesó y las huestes de Jojoy debieron irse a las cavernas.

Pero ahora ya no tienen ni eso y Jojoy' "se mueve sin rumbo fijo'', dijo Pérez Guarnizo.

En la red de caminos de selva que intercomunicaba las cuevas, el Ejército ha encontrado senderos de madera sobre los pantanos. El avance y el acoso de las tropas ha llevado a que 967 guerrilleros se entreguen, además de 214 capturados.

De hecho, el descubrimiento de las cavernas que el Ejército llevaba cinco años buscando fue revelado por una mujer que llevaba 13 años en la guerrilla y huyó, pero ayer no quiso hablar con periodistas.

La mayor de las cavernas puede albergar hasta 200 personas y entre las 11 encontradas las FARC tenían alojamiento, alimentos, medicinas, armas y explosivos.

El Ejército no ceja en tratar de capturar a Jojoy, que "hoy está más flaco, enfermo y correteado'', según Santos, quien agregó: "No vamos a descansar hasta verlo tras las rejas o en una tumba''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios