Colombia

Colombia no negociará para evitar extradición de narcos a EEUU

/

Agentes policiales de Colombia muestran cerca de tres toneladas de cocaína decomisada al clan Úsuga, en el Choco, en febrero pasado.
Agentes policiales de Colombia muestran cerca de tres toneladas de cocaína decomisada al clan Úsuga, en el Choco, en febrero pasado. AP

La policía colombiana avisó a los líderes de las bandas del narcotráfico que si los capturan serán extraditados a Estados Unidos, a pesar de los intentos de negociación iniciados por los abogados de algunos capos.

La advertencia se registró una semana después de que en una gigantes operación militar logró la captura la semana pasada de importantes miembros del clan Úsuga , entre los cuales se encontraba una mujer que se dedicaba a buscar niñas vírgenes de entre 12 años y 16 años para satisfacer sexualmente a líderes de la organización.

El director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, calcula que las condenas para capos como Darío Antonio Usuga o Roberto Vargas podrían ser de unos 20 años de cárcel y confirmó en una entrevista divulgada el lunes por el diario El Tiempo que los abogados de los narcotraficantes han tenido contactos con la fiscalía para lograr un proceso judicial más benigno.

Las declaraciones de Palomino se enmarcan en la gigantesca operación puesta en marcha desde hace 70 días en el norte del país para lograr su captura y que hasta el momento ha logrado detener a 215 personas, pero no la de los máximos cabecillas de la banda que según la policía es la más perseguida y peligrosa de Colombia desde la época de Pablo Escobar.

En el grupo de 58 personas detenido el 20 de abril destaca Briseida Machado, alias “Paola”, de 24 años y que tenía una misión muy clara dentro de la estructura: buscar chicas vírgenes bonitas, entre 12 años y 16 años y de origen humilde, a quienes localizaba a la salida de colegios o en cines, explicó a The Associated Press un miembro de la policía que participó en su detención y que prefiriere ocultar su nombre por razones de seguridad.

La demanda se disparaba durante los fines de semana y los puentes cuando llegaba a enviar hasta siete chicas de una sola vez para cumplir con los capos y sus sicarios, detalló la policía.

Según las autoridades, las niñas eran enviadas a distintos puntos del país durante varios días bajo el engaño de que debían satisfacer a `papa’, según sus palabras, en servicios de limpieza o atención personal pero que luego derivaban en abusos sexuales. Por esta gestión “Paola” cobraba entre $100 y $300 por cada chica enviada, mientras que las niñas recibían como compensación celulares, motos o ropa.

Antes de entregar a las menores ‘Paola’ contactaba con un intermediario que recogía a las menores en un punto determinado. Previamente la proxeneta impartía una especie de curso acelerado sobre cómo debían comportarse durante su primera noche con los narcotraficantes. Deben mostrar interés, acceder a todo lo que les pidan y ser complacientes, se oye en las grabaciones obtenidas por la policía que AP no pudo verificar su autenticidad. En una de esas llamadas, uno de los hombres de confianza de ‘Gavilán’ pidió siete niñas para el fin de semana.

‘Paola’ sin embargo, explicó que no pudo conseguir todas las menores que le pidieron, por lo que ofreció a su hermana de 12 años, siempre y cuando estuviera solo con el “jefe”, exigió.

  Comentarios