Colombia

Acusados de lavado de dinero gestores de 'pirámide' colombiana

David Murcia Guzmán, fundador de la firma DMG.
David Murcia Guzmán, fundador de la firma DMG.

Los principales protagonistas de un millonario esquema de pirámide que ha desatado varios escándalos de supuestos pagos a funcionarios en Colombia y candidatos presidenciales en Panamá, fueron acusados en una corte federal de Nueva York de cargos de lavado de dinero producto del narcotráfico.

Al menos 11 propiedades en el sur de la Florida y California fueron confiscadas en relación con esta acusación que involucra a la firma DMG y a su principal gestor y propietario David Murcia Guzmán.

De acuerdo con los cargos, la organización abrió una cuenta en una sucursal de Merril Lynch en Estados Unidos por $2.1 millones, suma que los fiscales aseguran que probarán que tiene conexión con dineros que los carteles de la droga de México pagaron a narcotraficantes colombianos.

Además de Murcia los acusados son: Daniel Rueda Angel, Margarita Leonor Pabón Castro, William Suárez Suárez, Luís Fernando Cediel Rozo, Santiago Baranchuk Rueda y Germán Enrique Serrano Reyes.

En los meses que siguieron al escándalo de la pirámide, que estalló en noviembre del año pasado, varios funcionarios públicos en Colombia y uno de los hijos del presidente Alvaro Uribe debieron dar explicaciones de sus relaciones con algunos de los directivos de la firma que hoy aparecen imputados en Nueva York.

Suárez, uno de los acusados, es identificado en la acusación en Nueva York como el encargado de ofrecer sobornos a funcionarios colombianos.

El escándalo salpicó la política en Panamá.

Para investigar si recibieron dineros de Murcia, el Tribunal Electoral de Panamá desaforó ayer a los candidatos a la presidencia con mayor popularidad en las encuestas, la aspirante por el gobernante Partido Revolucionario Democrático (PRD) Balbina Herrera y el líder del partido opositor Partido Cambio Democrático, Ricardo Martinelli.

En una declaración a medios panameños en la prisión de La Picota de Bogotá, Murcia aseguró que entregó $6 millones a los candidatos oficialistas a la presidencia de Panamá y a la alcaldía de la capital de ese país para los comicios de mayo próximo

De acuerdo con la acusación en Nueva York, revelada ayer, los hechos que comprometen a los acusados son los siguientes:

DMG estableció centenares de subsidiarias en Colombia, Panamá y Estados Unidos, para llevar a cabo un esquema fraudulento que consistía en la venta de tarjetas de prepago con las cuales los clientes podían comprar electrodomésticos en las tiendas operadas por la firma.

La tarjeta le daba el derecho a los clientes de actuar como promotores del negocio de manera que por los nuevos afiliados la empresa les reconocía ciertos puntos que podrían ser convertidos en dinero. Se calcula que la firma alcanzó a contar con 400,000 clientes.

Como resultado de la operación la firma manejaba millones de pesos en efectivo, un negocio cuya dimensión se conoció cuando en agosto de 2007 las autoridades colombianas confiscaron al sur del país un camión con el equivalente en pesos de $3 millones.

Dos meses después fue descubierto un autobus de turismo con $1 millón en pesos colombianos. Una llamada interceptada a Suárez refleja que se habló del pago de sobornos a policías para liberar el dinero. Basándose en informantes y en numerosas conversaciones interecptadas, la Agencia de Lucha contra las Drogas (DEA), sostiene que la operación de DMG es parte de un engranaje ilegal de lavado de dinero conocido como el mercado negro del dolar.

Mediante esta operacion los narcotraficantes pagan en Colombia o México en pesos el dinero que reciben en Estados Unidos en dólares por la venta de drogas a través de un intermediarios de cambios.

Como un ejemplo de la manera como DMG utilizaba el torrente de dinero en efectivo que captaba en pesos, los investigadores del gobierno de Estados Unidos y Colombia, señalan la apertura de la cuenta en Merrill Lynch.

Murcia y Pabón acudieron en el otoño de 2007 a uno de los informantes de la operación para pedirle asesoría en la apertura de una cuenta en Estados Unidos a fin de poner a circular en el sistema bancario millones de dólares en pesos que legalmente no podían depositar en bancos colombianos.

Abierta bajo el nombre de Blackstone International Development en marzo de 2008, la cuenta recibió unos 18 giros por un total de $2'188.727, pero a los tres meses de abierta fue congelada por las autoridades federales, lo cual causó pánico en la organización de Murcia

Una vez enterado de la intervención de la cuenta, Murcia instruyó al informante no presentar ninguna objeción judicial para recuperar el dinero y expresó que prefería pederlo.

Bajo ninguna circunstancia, le pidió Murcia al informante, debía relacionar la cuenta con él o con cualquiera de sus subalternos. Desde antes de abrir la cuenta, Angel, Cediel y Baranchuk recaudaron millones en México producto de la venta de drogas.

En una ocasión los investigadores escucharon la voz nerviosa de Angel, pidiendo instrucciones urgentes sobre qué hacer con $1.4 millones que tenía en su poder en México en billetes de 10 y 20.

"Estoy hablando de un millón de dólares, si me cogen en la calle con una m.... como ésta, voy a pasar años en la cárcel'', afirmó Angel quien protestó por la manera que se estaba manejando el transporte del dinero en efectivo.

Como parte de la operación de lavado la organización creo una compañía en Nueva York que adquirió 11 unidades en el edificio 175 SW 7 Street y otros inmuebles en Brickell, Aventura, Miami Beach y Half Moon Bay, Califonia.

El grupo DMG fue intervenido el 17 de noviembre del año pasado a raíz de la declaración de un estado de emergencia social para intervenir numerosas empresas que ofrecían altos intereses, conocidas como "pirámides".

El más reciente afectado con el escándalo en Colombia fue el alcalde de Bogotá Samuel Moreno Rojas. Medios locales señalaron esta semana que su campaña electoral a la alcaldía en 2007 recibió aportes de DMG. Rojas calificó de calumniosas las acusaciones.

Angel y Pabón se encuentran bajo arresto en Colombia acusados de captación ilegal de dinero y lavado.

  Comentarios