Colombia

Guerrilla de las FARC reafirma lucha armada y propuesta de canje de rehenes

Las FARC también se defienden de las acusaciones de maltratos a sus  rehenes, 
argumentando que han tenido que encadenarlos porque "en las  condiciones de una 
guerrilla móvil, que lucha en la selva, que no posee  estructuras carcelarias y en medio 
del asedio permanente, no existe otro medio  que garantice su argumento''.
Las FARC también se defienden de las acusaciones de maltratos a sus rehenes, argumentando que han tenido que encadenarlos porque "en las condiciones de una guerrilla móvil, que lucha en la selva, que no posee estructuras carcelarias y en medio del asedio permanente, no existe otro medio que garantice su argumento''.

La guerrilla colombiana de las FARC reafirmó su decisión continuar la lucha armada y su propuesta de canje de 22 uniformados que tiene en su poder por sus militantes en prisión, en una carta divulgada este sábado en internet.

La carta, suscrita por el 'secretariado del estado mayor central' (cúpula) de esa guerrilla, califica de "truhanes'' al presidente lvaro Uribe y al ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

"Por nuestra parte hemos dicho que seguiremos luchando por el canje, y por una ley que oficialice el intercambio humanitario de prisioneros que abra las puertas al inicio de un proceso de paz que ponga fin a la guerra que vivimos'', puntualiza el documento respecto a la suerte de los uniformados que retienen.

En cuanto al futuro de su lucha armada, que lleva 44 años, anuncian que seguirán ‘‘luchando por nuestro pueblo y un cambio en las estructuras sociales que conduzcan a que en Colombia conquistemos esa paz con justicia social (...), la que no es posible alcanzar sin unas profundas reformas sociales y políticas''.

Además afirman que el Ejército y la Policía de Colombia están al servicio del Pentágono y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), respectivamente.

El texto, difundido por la agencia ANNCOL que divulga información de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dice a los militares y policías en "otras circunstancias, hasta pudiéramos haber sido amigos, pues somos compatriotas''.

Las FARC también se defienden de las acusaciones de maltratos a sus rehenes, argumentando que han tenido que encadenarlos porque "en las condiciones de una guerrilla móvil, que lucha en la selva, que no posee estructuras carcelarias y en medio del asedio permanente, no existe otro medio que garantice su argumento''.

La carta, que califica a los uniformados en su poder como "prisioneros de guerra'', menciona, como contraparte de ellos, específicamente a Simón Trinidad, extraditado a Estados Unidos por el gobierno de Uribe, y asegura que allá el guerrillero es mantenido ‘‘en un cajón de concreto'' y "encadenado de pies y manos, sin que se pueda alegar en este caso razones de seguridad''.

  Comentarios