Colombia

Asesinan a paramilitar que acusó a Uribe de complicidad en masacre

El convicto paramilitar Francisco Enrique Villalba Hernández, que acusó el presidente Alvaro Uribe Vélez y a un hermano suyo de haber participado presuntamente en la planeación de una masacre de 15 campesinos en 1997, fue asesinado el jueves cerca de Medellín.

Francisco Enrique Villalba Hernández se encontraba en libertad condicional tras haber salido hace 10 días de una cárcel en la que purgaba una condena de 33 años por esa masacre.

Villalba fue asesinado por desconocidos en el municipio de La Estrella, próximo a Medellín, y hasta el cierre de esta edición su cadáver no había sido reclamado en la morgue del municipio de Itaguí a la que fue llevado por la Fiscalía General.

Villalba, alias "Cristian Barreto'', de 37 años de edad, había sido declarado culpable de la masacre de El Aro, ocurrida en el municipio de Ituango, departamento de Antioquia.

Parte de su confesión fue utilizada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para condenar a Colombia por la masacre de El Aro.

En abril del año pasado, Uribe se adelantó a los medios de comunicación y anunció que Villalba lo había señalado como uno de los autores intelectuales de los hechos.

"Por allá resultó un bandido que está condenado en una cárcel, diciendo que yo había ido a reunirme con él, con [Salvatore] Mancuso --ex líder paramilitar-- con el general Ospina, con el general Rosso José Serrano, comandante de la Policía, y con el general Manosalva en La Caucana, para preparar la masacre de El Aro'', afirmó Uribe.

El Presidente rechazó las acusaciones y señaló que, entre otras inconsistencias, Villalba mencionó como participante en una reunión a finales de 1997 a un militar que había fallecido en abril de ese año.

En declaraciones a la justicia colombiana y a periodistas, Villalba había asegurado que el entonces gobernador Uribe lo condecoró por aquella acción. Villalba sostuvo que tenía un video como prueba pero nunca lo hizo público.

"El Presidente mismo me dio en su momento la orden personalmente, en el año 97, de cometer esa masacre'', declaró Villalba.

"El [Uribe] me dio las condecoraciones, se lo digo de frente. El me dio las decoraciones [sic], me dio la felicitación y simplemente yo le digo al país: esperen el video, las fotos y yo presento eso'', declaró Villalba al noticiero de televisión colombiano Noticias UNO.

De acuerdo con Villalba, en la masacre también habría participado Santiago Uribe Vélez, hermano del Presidente, señalado de haber comandado un grupo paramilitar conocido como "Los Doce Apóstoles''.

La masacre de El Aro fue cometida el sábado 25 de octubre de 1997, un día antes de unas elecciones municipales. En esa oportunidad, 120 sicarios se tomaron el pueblo durante cuatro días, asesinaron a 15 campesinos, violaron mujeres, saquearon el comercio y hurtaron 900 cabezas de ganado, conforme a un informe de la Fiscalía General de la Nación conocido el jueves por El Nuevo Herald.

La versión de Villalba en relación con Uribe se creyó que había sido desmentida por él mismo mediante una carta que, a la postre, resultó ser apócrifa. Las autoridades descubrieron que fue redactada por el narcotraficante convicto Jesús Amado Sarria.

En la carta apócrifa se ponía en boca de Villalba un pedido de perdón a Uribe por haber declarado en su contra y le contaba que su arrepentimiento se debía al "Espíritu de Dios, a través de nuestro Señor Jesucristo''.

En la cárcel Villalba había sido catequizado por Sarria, quien se hizo pastor de una secta cristiana. Villalba luego negó a periodistas y a la Fiscalía haber sido el autor de la carta escrita con la caligrafía de Sarria. "Esa carta fue hecha por ‘Chucho Sarria' '', declaró.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios