Colombia

Condenan a narco colombiano a 30 años de prisión en EEUU

Eugenio Montoya Sanchez
Eugenio Montoya Sanchez

Un administrador de las finanzas y lavado de dinero de un cártel de cocaína colombiano acusado de introducir droga por valor de 10.000 millones de dólares en Estados Unidos fue condenado el martes a 30 años en una prisión federal.

Eugenio Montoya Sánchez, de 39 años, se declaró culpable en enero de tráfico de drogas y obstrucción de justicia, cargo este último derivado de su participación en la tortura y muerte de un socio del cártel que habría cooperado con las autoridades. En una breve declaración, Montoya expresó su remordimiento.

"Lo que hice no tiene justificación'', dijo por intermedio de un intérprete.

Montoya es el hermano del presunto cabecilla del cártel del Norte del Valle. Diego Montoya Sánchez, preso en Miami, se ha declarado inocente de 12 cargos de narcotráfico, lavado de dinero, represalias contra testigos y obstrucción de justicia. Otro hermano, Juan Carlos Montoya Sánchez, cumple 22 años en una cárcel estadounidense por su papel en el cártel.

Los Montoya están acusados de liderar un imperio que introducía cocaína en Estados Unidos desde los 90. La jueza Cecilia M. Altonaga convocó a una audiencia el 10 de julio para determinar si Eugenio Montoya puede hacer alguna restitución al gobierno de Estados Unidos por sus actividades.

El fiscal Michael Davis dijo que el gobierno colombiano se ha apoderado de la mayor parte de los bienes de Montoya y se necesita más tiempo para determinar cuánto puede pagar.

Eugenio Montoya, que está cooperando con las autoridades, ya confesó que era el principal administrador financiero del cártel. Una de sus tareas era manejar una serie de casas en Colombia donde guardaban unos 20 millones de dólares en moneda estadounidense. Hizo inversiones inmobiliarias y supervisaba una empresa de equipos de computación.

El cargo de obstrucción deriva del asesinato en agosto de 2003 de Jhon Jairo García Giraldo, alias "Dos Mil'', que manejaba las radiollamadas y teléfonos celulares de la organización. Según documentos judiciales, García fue torturado en las afueras de Cali por orden de Diego Montoya para averiguar si había hablado con las autoridades durante un viaje a Florida.

"Los métodos consistieron en golpear a García Giraldo con bates de béisbol en las canillas y otras partes del cuerpo, hundirle la cabeza en el agua y asfixiarlo con una bolsa de plástico sobre la cabeza'', según una declaración de hechos firmada por Eugenio Montoya.

Aunque García negó todo, lo mataron a golpes, desmembraron su cuerpo y lo arrojaron a un río.

  Comentarios