Colombia

Colombia destruye todas sus bombas racimo

Un integrante de la Fuerza Aérea Colombiana prepara la destrucción de una bomba cerca a la población de Marandua, departamento del Vichada (Colombia) hoy, 7 de mayo de 2009. Colombia ha destruido sus últimas 41 bombas tipo racimo en cumplimiento al tratado de Oslo, que prohibe la utilización, fabricación, comercialización y almacenamiento de este tipo de armas.
Un integrante de la Fuerza Aérea Colombiana prepara la destrucción de una bomba cerca a la población de Marandua, departamento del Vichada (Colombia) hoy, 7 de mayo de 2009. Colombia ha destruido sus últimas 41 bombas tipo racimo en cumplimiento al tratado de Oslo, que prohibe la utilización, fabricación, comercialización y almacenamiento de este tipo de armas. EFE

El Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, informó que todas las bombas racimo existentes en el país fueron destruidas el jueves en una base aérea, dando así cumplimiento al Tratado de Oslo, que prohibe la fabricación, comercialización y tenencia de este tipo de explosivos.

La Fuerza Aérea Colombiana (FAC), tenía en su poder 41 bombas tipo racimo o CB-250K que se hallaban en diferentes unidades del país, las cuales fueron acopiadas en la base Grupo Aéreo del Oriente, en Marandúa, a 725 kilómetros al este de Bogotá, donde fueron destruidas de acuerdo a las normas de seguridad previstas en el tratado firmado en diciembre de 2008.

Los artefactos, según un comunicado de la FAC, eran usados en la destrucción de pistas clandestinas del narcotráfico y de campamentos de la guerrilla. Las bombas serán reemplazadas por una convencionales de 125, 250 y 500 libras que cuentan con mayor precisión hacia el objetivo y que son fabricadas por la industria militar local.

Colombia también suscribió a la Convención de Ottawa en 1996, que prohibe y restringe el empleo de minas antipersona y de armas convencionales que puedan considerarse como nocivas o de efectos indiscriminados.

Hasta la fecha han sido destruidas 19.000 minas almacenadas en diferentes bases militares, así como la maquinaria para su producción. De 34 campos minados bajo jurisdicción de las Fuerzas Militares ya han sido desactivados y destruidos 14 y se espera que los restantes 20 sean eliminados antes de 2011.

  Comentarios