Colombia

Uribe charla con cardenal Castrillón sobre plan de paz

El cardenal colombiano Darío Castrillón aseguró el viernes que líderes de las guerrillas de las FARC y ELN lo contactaron recientemente para manifestarle su interés en entablar un diálogo con el gobierno del presidente Alvaro Uribe.

El mensaje que recibió de los rebeldes se sintetiza básicamente en que existe "disposición para el diálogo, aunque ven muchas dificultades por el modo como se lleva la política (en el gobierno) en relación con ellos'', manifestó Castrillón en una entrevista telefónica desde el Vaticano con la AP.

El purpurado relató que integrantes del secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Comando Central (Coce) del Ejército de Liberación Nacional (ELN), las cúpulas de ambas organizaciones, lo llamaron días antes de la visita de la semana pasada de Uribe a Roma.

El cardenal comentó que fueron "llamadas muy breves, en donde no hay muchos adjetivos y no muchas demoras''.

Añadió que espera nuevos contactos con los jefes rebeldes, aunque no nombró a quienes lo contactaron en la Santa Sede, en donde funge como presidente de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei.

Castrillón consideró que "si (voceros de los grupos guerrilleros) llaman y dicen que hay disposición por parte de ellos, a mí me parece que eso es un factor positivo porque en otros momentos algunos habían dicho que no querían saber nada y que no habría nada de diálogo''.

El prelado indicó que informó a Uribe de los contactos con las FARC y el ELN.

"Yo creo que el presidente (Uribe) tiene una voluntad de paz. Pero, eso sí, con las condiciones que siempre ha puesto de que se digan cosas concretas'', manifestó.

"Yo siempre he defendido que el presidente Uribe tiene una mano fuerte porque, según la Constitución, tiene que defender al país y tiene el mando de las Fuerzas Armadas. Pero, por otra parte, yo he visto siempre en él una mano abierta cuantas veces hemos hablado'', agregó.

A la pregunta de por qué las FARC y el ELN lo buscaron a él, Castrillón respondió: "Yo creo que ellos confían en la Iglesia, que cuando habla no los traiciona... Yo he tenido con muchos de ellos encuentros en los diálogos desde hace tiempos... Saben que yo tengo una política: yo soy un cura ciento por ciento''.

El vocero de Presidencia, César Mauricio Velásquez, dijo que el "presidente no sólo le agradeció al cardenal su intermediación (con la guerrilla), sino que también lo animó a seguir adelante con esos contactos''.

Velásquez recordó que Castrillón es un hombre experimentado en procesos de negociación. "Estuvo sentado con la guerrilla y el gobierno en Caracas y en Tlaxcala, México (1992-93). También con el ELN en Alemania (1998). El ha seguido manteniendo esos contactos (con los grupos rebeldes)''.

El vocero, quien hace dos meses publicó un libro sobre la visión de Castrillón sobre temas trascendentales para la humanidad como el aborto y la familia, también aseguró que Castrillón "es un buen componedor tanto para sectores de la subversión como para los del gobierno''.

Uribe ha mantenido una política de ofensiva total contra las guerrillas y no ha ocultado su empeño por exterminarlas. Durante su gobierno han sido asestados duros golpes militares contra las FARC y el ELN, y ha criticado, tildándolos de tener intereses afines con las guerrillas, a los políticos o activistas que intentaron intermediar o tender puentes de diálogo entre las partes.

Sin embargo, Uribe ha mantenido cierta confianza en que la Iglesia Católica sea un interlocutor entre su gobierno y la insurgencia.

  Comentarios