Colombia

Indignación por actividades del DAS colombiano

El abogado y defensor de derechos humanos Alirio Uribe, del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, en Colombia, aparece en una conferencia de prensa en esta fotografía del 2008.
El abogado y defensor de derechos humanos Alirio Uribe, del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, en Colombia, aparece en una conferencia de prensa en esta fotografía del 2008. AFP/Getty Images

El Comité para la Protección de los Periodistas de Nueva York (CPJ) se declaró indignado el martes por las acusaciones de intercepción de la inteligencia colombiana a las comunicaciones de periodistas, defensores de derechos humanos y opositores publicadas por El Nuevo Herald.

"Estamos indignados por las acusaciones de intercepción'', señaló un comunicado del director adjunto del CPJ, Robert Mahoney.

Mahoney exhortó a las autoridades colombianas a poner fin de inmediato al espionaje a periodistas, así como a conducir una investigación exhaustiva sobre estas acusaciones y enjuiciar a los responsables.

El comunicado fue difundido a raíz de un artículo publicado el martes de El Nuevo Herald sobre intercepciones a comunicaciones electrónicas y telefónicas entre periodistas colombianos y organizaciones internacionales de derechos humanos y de libertad de prensa, supuestamente efectuadas por el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia.

El CPJ es una organización no gubernamental radicada en Nueva York que se dedica a defender la libertad de prensa en todo el mundo.

El escándalo de las intercepciones hechas por ese organismo adscrito a la Presidencia de Colombia, también afecta a magistrados de las máximas cortes del país y a políticos opositores al presidente Alvaro Uribe.

Un debate que había sido citado para la tarde de este martes en el Senado de Colombia sobre el el espionaje del DAS fue cancelado.

Alirio Uribe, abogado colombiano y defensor de los derechos humanos contó a El Nuevo Herald que, a través de la Federación Internacional de Derechos Humanos, con oficinas en París, La Haya y Bruselas, supieron que en el DAS tenían un caudal de correos interceptados.

Añadió que también fue interceptada la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas en Bogotá. Además de CPJ, el Nuevo Herald supo por fuentes de la Fiscalía General de la Nación que el DAS ha espiado comunicaciones privadas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Corte Penal Internacional, Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional.

  Comentarios