Colombia

Colombia protesta declaración de ministro venezolano

El gobierno colombiano protestó el domingo ante el de Venezuela por lo que consideró como ‘‘intromisión en los asuntos internos de Colombia'', tras las declaraciones del ministro del Interior, Tarek El Aissami, que calificó a la policía secreta colombiana (DAS) como un "cartel del narcotráfico''.

El comunicado emitido por la casa presidencial afirmó que "considera inaceptables comentarios de esa naturaleza, los cuales constituyen una intromisión en los asuntos internos de Colombia''.

Aissami, en declaraciones una emisora venezolana, dijo el sábado que el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la policía secreta colombiana, y la DEA, la agencia antidrogas de Estados Unidos, "se han convertido en carteles importantes del narcotráfico''.

La protesta señaló que las manifestaciones de Aissami, constituyen "una ofensa a la institucionalidad'' de Colombia.

El funcionario venezolano acusó a las autoridades colombianas de no hacer esfuerzos por contener la salida de la droga hacia el vecino país.

"Nosotros insistimos que las autoridades colombianas no colaboran en la lucha contra el tráfico ilícito de drogas'', dijo El Aissami a la televisión estatal VTV, al anunciar el decomiso de 1,450 kilos de marihuana procedentes de Colombia.

Las relaciones entre las dos naciones se han visto agravadas en los últimos meses, al punto que el gobierno del presidente Hugo Chávez retiró a finales de julio a su embajador Gustavo Márquez, quien retornó a Bogotá en agosto.

El diplomático, en declaraciones al diario El Tiempo de Bogotá publicadas el domingo, dijo que las relaciones entre las dos naciones se encuentran en "bajo perfil'', pero que "no implica necesariamente una ruptura. Hay un fantasma, por supuesto, pero esperamos que no lleguemos a esto''.

Aludió al Tratado de Libre Comercio, TLC, entre Colombia y Estados Unidos y al acuerdo de Bogotá y Washington para el uso de bases militares colombianas por parte de efectivos estadounidenses para el combate al narcotráfico, que Chávez ha dicho que pone en riesgo la seguridad regional.

"Lo que pasa es que el TLC con Estados Unidos destruye nuestra relación y la firma de un acuerdo militar con los Estados Unidos [para usar bases colombianas] introduce una variable que crea reservas importantes sobre el futuro de nuestras relaciones, por lo que supone una amenaza a terceros países," precisó Márquez, según El Tiempo.

Las tensiones entre ambos países se agudizaron a partir de diciembre del 2007 cuando el mandatario colombiano Alvaro Uribe desautorizó la mediación de Chávez ante las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para la liberación de secuestrados por esa guerrilla.

  Comentarios