Colombia

Reabren puente fronterizo entre Colombia y Venezuela tras fin de disturbios

El puente internacional Simón Bolívar, paso fronterizo entre Venezuela y Colombia, fue cerrado hoy por nuevos disturbios.
El puente internacional Simón Bolívar, paso fronterizo entre Venezuela y Colombia, fue cerrado hoy por nuevos disturbios. EFE

El puente internacional Simón Bolívar, que une a Colombia con Venezuela, fue reabierto hoy tras finalizar los disturbios entre comerciantes colombianos y miembros de la Guardia Nacional venezolana que obligaron a cerrarlo durante varias horas.

Las protestas en el paso que une Cúcuta (Colombia) con San Antonio (Venezuela) estuvieron encabezadas por "maleteros'', que cargan mercancía en la frontera, y ‘‘pimpineros'', como se conoce a los contrabandistas de gasolina, informaron los medios colombianos.

Estos manifestantes, a los que luego se unieron los mototaxistas que trabajan en la zona, denunciaron maltratos y decomisos por parte de la Guardia venezolana.

Según los medios, al menos cuatro personas resultaron heridas en los enfrentamientos con los agentes venezolanos.

En las dos últimas semanas, Venezuela ha cerrado en varias ocasiones el paso por este y otros puentes fronterizos, en los que se han agolpado cientos de personas dedicadas a transportar mercancías y combustibles entre ambos países.

Por otro lado, hoy fue detenido en Cúcuta un militar venezolano acusado de cometer varios hurtos en el último mes, informó el comandante de la Policía Metropolitana de esa ciudad, el coronel Jorge Iván Flórez.

En el registro al inmueble del detenido se hallaron tres uniformes del Ejército venezolano y un carné que lo acredita como militar en activo.

A raíz de la tensión creciente en la frontera, el Gobierno de Colombia solicitó ayer a España "explorar mecanismos de verificación y monitoreo'' de esa zona, así como de los casos de colombianos asesinados y detenidos en los últimos días en el país vecino.

El hecho más grave fue el asesinato de nueve colombianos que habían sido secuestrados el 11 de octubre junto con un peruano y un venezolano en la localidad venezolana de Fernández Feo, donde jugaban fútbol.

Además, el pasado lunes dos agentes de la Guardia Nacional de Venezuela fueron asesinados también en la zona fronteriza, a lo que se han unido desórdenes en los pasos limítrofes.

El Gobierno que preside Hugo Chávez, que relacionó esas muertes con acciones de ‘‘paramilitares'' colombianos, anunció el jueves la movilización hacia las áreas limítrofes de 15.000 militares.

El deterioro de las relaciones entre Colombia y Venezuela se agudizó el pasado agosto, cuando Chávez ordenó congelarlas y cortar el intercambio comercial.

Chávez actuó en respuesta al acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos, anunciado entonces y que Caracas considera una amenaza para la seguridad regional porque permite a tropas norteamericanas usar hasta siete bases del país andino.

El canciller colombiano, Jaime Bermúdez, reiteró esta semana que su país está dispuesto a solucionar, mediante el diálogo, la crisis con Venezuela, al tiempo que reconoció que hay "dificultades y problemas sensibles'' en la zona de frontera.

Mientras, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que confía en que Chávez terminará entendiéndose con su homólogo colombiano, lvaro Uribe, y anunció su intención de promover una reunión entre ambos para el 26 de noviembre próximo en la ciudad brasileña de Manaos.

  Comentarios