Colombia

Uribe defiende ante la Corte Suprema a ex funcionarios de su gobierno

El senador y ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe, asiste a un debate sobre sus presuntos vínculos con grupos paramilitares, en el Congreso de su país, el pasado año.
El senador y ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe, asiste a un debate sobre sus presuntos vínculos con grupos paramilitares, en el Congreso de su país, el pasado año. AP

El ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010) defendió este martes ante la Corte Suprema de Justicia de Colombia (CJS) a ex funcionarios de su gobierno condenados a prisión por corrupción y espionaje, y pidió a sus ex colaboradores que digan todo sobre él para que “sea juzgado” si cometió delitos.

“He entregado a la Corte una memoria resumen de 74 puntos sobre las injusticias cometidas contra funcionarios que me acompañaron en el gobierno”, declaró Uribe al salir del máximo tribunal, tras una audiencia solicitada por él mismo para declarar sobre un caso de espionaje que le salpicó.

“Personas probas, sin dobleces en la lucha contra el terrorismo, personas que no se robaron un peso, defendieron la seguridad nacional, están en la cárcel unos, otros en riesgo y algunos en el exilio por la penetración política de la justicia”, denunció.

La audiencia ante la Corte Suprema, pospuesta varias veces desde marzo, fue solicitada por Uribe para referirse a los señalamientos del hacker Andrés Sepúlveda, acusado de espiar a los negociadores en los diálogos de paz con la guerrilla FARC y quien dijo que el ex presidente conocía de sus actividades.

El experto informático declaró haber sido contratado por la campaña del candidato presidencial uribista Óscar Iván Zuluaga, perdedor ante Juan Manuel Santos en las elecciones del año pasado, para sabotear las pláticas de paz, a las que el ex mandatario se opone.

Sin embargo, en su declaración a la prensa este martes, el actual senador dijo que no tenía “nada que agregar” sobre ese caso que, según él, fue usado “para penetrar la campaña de Óscar Iván Zuluaga y frenar su triunfo”.

Uribe optó en cambio por defender a dos de sus ex ministros, Sabas Pretelt y Diego Palacio, condenados a mediados de abril por corrupción para permitir su reelección en el 2006; así como a su ex jefa de inteligencia, María del Pilar Hurtado, y a su ex secretario general de Presidencia, Bernardo Moreno, sentenciados la semana pasada por un escándalo de espionaje a magistrados y opositores.

A Hurtado, de quien dijo está siendo “presionada” para declarar en su contra, el ex mandatario incluso le pidió que “negocie su libertad y la de Bernardo Moreno diciendo todo lo que sobre mí deba decir”.

“Que si cometí delito alguno sea yo juzgado, pero que a ellos les terminen esta masacre infame”, dijo Uribe.

Varios colaboradores de Uribe y ex funcionarios del ya disuelto Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), del que era jefa Hurtado, han sido condenados por violaciones de derechos humanos.

  Comentarios