Colombia

Capturan a ‘El monstruo del Catatumbo’de Colombia acusado de matar a 5,200 personas

El gobierno de Panamá expulsó el pasado miércoles al ex jefe paramilitar colombiano Armando Alberto Pérez Betancourt, que tenía circular roja de la Interpol por los delitos de homicidio, tortura y otros crímenes de lesa humanidad, informó el domingo a Efe una fuente oficial.

Pérez, conocido con el alias de “Camilo”, fue detectado en Panamá por la Policía colombiana, que dio aviso a las autoridades de ese país para su detención que ocurrió en una zona comercial de la provincia central de Veraguas en la madrugada del lunes pasado, precisó el director del Servicio Nacional de Migración, Javier Carrillo.

El funcionario informó a través de un portavoz del Ministerio de Seguridad de Panamá que el presunto criminal “fue expulsado el miércoles”.

“Las autoridades de Colombia enviaron un avión por ‘Camilo’, quien estuvo en las celdas de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) a órdenes del Servicio Nacional de Migración y fue la que lo entregó a los enviados por la justicia del país suramericano” quienes lo presentaron recién el viernes, detalló.

“Camilo” fue jefe del Bloque Catatumbo de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y sembró el terror en esa región del departamento de Norte de Santander, en la frontera con Venezuela, por lo cual era buscado desde hace más de una década por la Policía colombiana.

Según la Policía de Colombia, en esa región era conocido como “El monstruo del Catatumbo” porque al mando de 1,500 paramilitares, asesinó a por lo menos 5,200 personas y las sepultó en fosas comunes.

Pérez tiene cuatro condenas que suman 120 años de cárcel por su participación en las masacres de Tibú y La Gabarra, ocurridas entre los años 1999 y 2000, y también 81 órdenes de captura vigentes por delitos como homicidio, desaparición forzada y tortura, entre otros.

El paramilitar fue en el Catatumbo uno de los hombres de confianza del líder de las AUC Salvatore Mancuso, actualmente preso en Estados Unidos, donde fue extraditado en el 2008 por las autoridades colombianas.

Pérez dirigió el adiestramiento bélico de miles de paramilitares en un lugar denominado escuela “La Acuarela”, donde preparó a sus subalternos para las incursiones armadas en los barrios La Unión, 11 de Febrero y El Triunfo, en el municipio de Tibú, en las que fueron asesinadas 21 personas y otras cinco quedaron heridas, según las autoridades.

También impuso las llamadas “cámaras de tortura” que utilizaron los paramilitares en varias zonas del país, como una forma de mostrar su poderío y silenciar supuestos colaboradores de la guerrilla, agregó la Policía.

Pérez se desmovilizó en el año 2004 con el Bloque Catatumbo y se sometió a la Ley de Justicia y Paz que facilitó la entrega de los paramilitares, pero después se escapó del punto de concentración de las AUC en Santa Fe de Ralito, en el departamento de Córdoba, junto con otros jefes de esos escuadrones.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios