Colombia

Salieron de Venezuela rumbo a Colombia . Ahora cientos de ellos duermen en un parque

Así amaneció este miércoles el Parque del Agua, en Bucaramanga, en donde cerca de 400 venezolanos están durmiendo en el piso, solo junto a sus familiares y sus pertenencias.
Así amaneció este miércoles el Parque del Agua, en Bucaramanga, en donde cerca de 400 venezolanos están durmiendo en el piso, solo junto a sus familiares y sus pertenencias.

Las medidas económicas anunciadas por el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela ha agudizado el éxodo de venezolanos a Colombia y tiene en alerta a las autoridades de Bucaramanga, una ciudad a menos de 200 km (124 millas) del Puente Internacional Simón Bolívar.

Las autoridades locales estiman que el flujo migratorio ha incrementado en los últimos días y se estima que se pasó de 300 a 600 venezolanos que entran todos los días a esta ciudad del departamento de Norte de Santander.

La crisis es tal que unos 400 venezolanos están durmiendo en el Parque del Agua, sin colchonetas. Solo junto a sus familiares, conocidos y sus pocas pertenencias.

“Me rindo, ya no puedo más. Estoy cansada”, le dijo Oscarina Escala a Noticias RCN, quien caminó durante cinco días desde su casa en el estado Aragua hasta llegar a Bucaramanga. Su destino final es Ecuador.

Yolanda Villamil, quien dejó su casa en el estado Lara porque estaba “pasando mucho trabajo”, le dijo a ese noticiero que en Colombia al menos ha podido comer pan y otros alimentos que allá no podía comer.

La llegada de venezolanos a Colombia también se ha disparado en la última semana por la decisión de los gobiernos de Perú y Ecuador de exigirles pasaporte como requisito obligatorio para entrar a sus países.

Aunque la mayoría de los venezolanos que llegan a Bucaramanga lo hacen como una estadía de paso, un 40 por ciento busca oportunidades en la informalidad para radicarse en esta ciudad, según cálculos de la Personería local.

“Están copando lugares y sitios públicos de nuestra ciudad, como el caso del Parque del Agua, a la intemperie y en unas condiciones totalmente infrahumanas”, dijo Ómar Ochoa, personero de Bucaramanga, en diálogo con W Radio. “El fenómeno es de tal envergadura que desborda totalmente la institucionalidad local”, agregó.

Las autoridades locales estiman que a la fecha hay más de 40,000 venezolanos en Bucaramanga. Solo la mitad ingresó con un pasaporte sellado o tiene el Permiso Especial de Permanencia (PEP), el cual les permite trabajar, estudiar y acceder a los servicios de salud y educación pública en Colombia.

“Nosotros les estamos prestando la atención humanitaria básica: atención en materia de salud y apertura de cupos escolares en los colegios públicos”, añadió Ochoa.

Sin embargo, reiteró un llamado para que el gobierno nacional y Naciones Unidas intervengan.

  Comentarios