Colombia

Cuatro detenidos por disturbios en campamento de venezolanos en Bogotá

Un grupo de venezolanos reubicados por las autoridades colombianas en un campamento para inmigrantes en el occidente de Bogotá se enfrentaron el lunes entre ellos y con la Policía por la repartición de alimentos, informaron fuentes oficiales.

La secretaria de Integración Social de Bogotá, Cristina Vélez Valencia, manifestó a periodistas que “la principal fuente de discordia dentro del campamento” son los alimentos que, según los venezolanos, son insuficientes, de mala calidad e incluso vencidos.

Varios inmigrantes agredieron a la Policía y ocasionaron daños a las carpas del albergue.

En varios videos difundidos en redes sociales se ve a un grupo de personas golpeando con palos a una persona e incluso uno de ellos amenaza con un cuchillo a otra.

Las autoridades detuvieron a cuatro personas, entre ellas a un menor de edad, quienes serán imputadas por los delitos de daño a bienes públicos y lesiones.

Varios vecinos de la zona dijeron a medios locales que la indisciplina es una constante en el albergue temporal, y que algunos migrantes han preferido marcharse.

En una conferencia de prensa al mediodía, Vélez dijo que “las personas que no cumplieron con los compromisos dentro del manual de convivencia al entrar al campamento, van a ser expulsados” del mismo.

La Secretaría de Integración Social señaló que en el disturbio también dañaron los baños portátiles y cámaras de seguridad, según Noticias Caracol.

“Bogotá seguirá teniendo las puertas abiertas para todos los migrantes, pero siempre bajo el orden. La ciudad está haciendo todo lo posible para atender a los venezolanos y ellos deben responder con buen comportamiento”, dijo Vélez.

El secretario de Seguridad, Convivencia y Justicia de Bogotá, Jairo García, dijo que se ejercerán “medidas de control” después que algunos migrantes venezolanos incumplieron el manual de convivencia del campamento.

“Se duplicará la vigilancia privada y se mantendrá un CAI móvil a las afueras del campamento para evitar que vuelvan a suceder cualquier tipo de acontecimientos”, dijo en la rueda de prensa.



Hace una semana las autoridades colombianas instalaron a los migrantes venezolanos en un campo de fútbol lleno de carpas amarillas con catres, mientras aumenta el número de personas que huyen de la crisis económica y humanitaria en Venezuela.

El primer campamento para migrantes venezolanos en la capital colombiana provocó la protesta de residentes ante temores de delincuencia y enfermedades. Los migrantes fueron llevados al campamento porque estaban viviendo en un parque afuera de una terminal de transporte en condiciones consideradas como un posible riesgo para la salud pública. Familias con niños pequeños vivían hacinados a lo largo de ferrovías y cocinaban en fogatas.

Este reporte fue complementado con los servicios cablegráficos de el Nuevo Herald
  Comentarios