Colombia

Las FARC ven "irreal" condicionar la paz a encarcelamiento de guerrilleros

Iván Márquez (izq.), negociador principal de las FARC; Humberto de la Calle, jefe de la delegación del gobierno colombiano (der.), y dos observadores internacionales anuncian el 3 de diciembre la reanudación del proceso de paz en La Habana.
Iván Márquez (izq.), negociador principal de las FARC; Humberto de la Calle, jefe de la delegación del gobierno colombiano (der.), y dos observadores internacionales anuncian el 3 de diciembre la reanudación del proceso de paz en La Habana. AP

Los negociadores de paz de las FARC calificaron este sábado de “irreal” y “asimétrico” condicionar un acuerdo de paz en Colombia al encarcelamiento de los guerrilleros “mientras pervive la impunidad de la oligarquía, la clase política y las fuerzas militares”.

“Condicionar irremediablemente el fin exitoso del proceso de paz a un obligado encarcelamiento de la dirigencia guerrillera, además de conculcar el principio de presunción de inocencia, es un supuesto no conocido ni puesto sobre la mesa con anterioridad en ningún proceso de paz de los habidos en el mundo”, indicaron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En una declaración leída ante los medios en La Habana por “Pablo Catatumbo” (alias de Jorge Torres Victoria), las FARC reivindican la figura del “delito político” que, según la guerrilla, en Colombia “ha sido severamente recortada y desvirtuada con la criminalización que nos trata de terroristas”.

La insurgencia recuerda que la Constitución de 1991 “plasma normas sobre el delito político reconociendo la posibilidad de un trato favorable al prever amnistías o indultos para los rebeldes”, medidas que, según las FARC, se han demostrado eficaces en otros países para encaminar procesos de paz.

Sin embargo, “el producto confeccionado a lo largo de estos veinte años es el de una orquestación entre Gobierno, Congreso, Fiscalía y gran parte de la Judicatura, para negarnos tal condición de alzados en armas y por lo tanto para negarnos ser acreedores de esas medidas”, reprocha la guerrilla.

Las FARC citan como ejemplo que de los más de 2.000 guerrilleros encarcelados en Colombia sólo 125 han sido condenados por el delito de rebelión.

Para la guerrilla, el único camino es “una penetrante reforma política y jurídica” surgida de los acuerdos de La Habana que “devuelva al Estado la identidad del delito político que fue quebrada”.

“Los actuales diálogos de paz de La Habana deben generar un nuevo derecho que, atendiendo a las especificidades del conflicto armado colombiano y en aras de su finalización, encuentre nuevos equilibrios entre paz, justicia y reparación”, señaló la delegación de paz de la guerrilla.

Las FARC dieron a conocer esta declaración al inicio de una nueva jornada de negociaciones con el Gobierno colombiano en La Habana.

Las partes retomaron el pasado miércoles las negociaciones de paz, tras superar la peor crisis enfrentada por el proceso y provocada por el secuestro del general Rubén Darío Alzate y otras dos personas, que fueron liberados el 30 de noviembre. 12/13/14-56/14

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios