Colombia

Critican condena impuesta a un ex detective por torturas psicológicas a periodista colombiana

La defensa de la periodista colombiana Claudia Julieta Duque consideró el martes como muy baja la condena a prisión impuesta a un ex policía secreto por las torturas psicológicas a las que sometió a la profesional hace 10 años.

El abogado defensor Víctor Velázquez, en contacto telefónico con The Associated Press, se refirió al proceso del ex detective Hugo Daney Ortiz, del desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, (la policía secreta), condenado la semana pasada a 72 meses de prisión por un juzgado penal de Bogotá, luego de que aceptara los cargos que le formuló la Fiscalía.

“Es un hecho: es muy baja la condena”, dijo el abogado. Indicó asimismo que se está estudiando la posibilidad de apelar la sentencia.

Fue la primera condena en el caso de la periodista Duque, actual corresponsal en Colombia de Radio Nizkor toda vez que, aparte de Ortiz, otras ocho personas están también vinculadas al caso.

Para Velásquez, el material probatorio recaudado por la Fiscalía es tan sólido que a Ortiz no le quedó camino distinto al de la aceptación de su responsabilidad. Otros dos detectives implicados optaron por la misma vía y se espera que breve sean condenados.

“Los hechos materia de investigación tienen que ver con acciones indiscriminadas en contra de la periodista Duque traducidos en seguimientos, vigilancias, interceptaciones de correos electrónicos, amenazas, hostigamientos, entre otros actos ilegales, al parecer por parte del grupo de funcionarios adscritos a la Dirección General de Inteligencia del extinto… DAS desde el año 2001”, explicó la Fiscalía en su momento.

El organismo investigador demostró, por ejemplo, que en el 2004 Duque recibió llamadas telefónicas en las que se le amenazaba e intimidaba por su labor periodística. Incluso le decían que sabían el nombre de su hija, entonces de 10 años.

Otro de los vinculados al proceso es José Miguel Narváez, un ex subdirector del DAS que está en prisión desde agosto del 2009 por su presunta participación en una red de espionaje contra activistas y periodistas.

Por los escándalos de corrupción, el presidente Juan Manuel Santos decidió desmontar el DAS en el 2011.

  Comentarios