Colombia

Un tesoro en disputa entre Colombia y una compañía de EEUU

El Galeón San José cargaba uno de los tesoros en joyas y monedas más grande de su tiempo, en su travesía del Nuevo Mundo a España.
El Galeón San José cargaba uno de los tesoros en joyas y monedas más grande de su tiempo, en su travesía del Nuevo Mundo a España.

Desde que Colombia anunció hace seis meses que había descubierto uno de los naufragios más valiosos y legendarios del mundo a pocas millas de sus costas, una compañía estadounidense ha tratado de defender una postura contenciosa: que encontró primero el galeón San José.

Pero ahora Sea Search Armada, empresa de recuperación de tesoros con sede en Bellevue, Washington, ha subido la parada.

La compañía planea lanzar una expedición más adelante este año y comenzar a rescatar parte del tesoro, con o sin el consentimiento de Colombia.

Jack Harbeston, director gerente de Sea Search Armada (SSA), dijo que la compañía encontró los restos del barco en los años 1980 y tiene una decisión de la Corte Suprema de Justicia de Colombia del 2007 para respaldar su reclamación sobre parte del tesoro, a pesar de lo que pueda pensar el gobierno.

Dijo que los investigadores planean regresar al lugar este año a bordo de un barco de bandera estadounidense con vehículos submarinos a control remoto y otros equipos de salvamento.

“Vamos a recuperar artefactos, eso está en los primeros lugares de nuestra de lista”, afirmó. La compañía opina que tiene el derecho legal a comenzar sus operaciones, sin importar si el gobierno colombiano la autoriza o no.

“Si ordenan a la Armada [colombiana] que nos intercepten... no hay mucho que podamos hacer contra tantas armas y cañones”, reconoció Harbeston. “[Pero] no puedo imaginar que ningún gobierno se oponga directamente al nivel más alto del poder judicial”.

Pero si ocurre un enfrentamiento en alta mar, será una confrontación que estuvo decenios fraguándose.

La reclamación de los años 1980

En los años 1980, la firma predecesora de SSA, llamada Glocca Morra, supuestamente gastó casi $11 millones en encontrar el famoso barco hundido. En 1982, la compañía entregó un informe al gobierno junto con las coordenadas específicas.

En los años que siguieron hubo varias batallas judiciales en Estados Unidos y Colombia. Pero en 2007, la Corte Suprema de Justicia de Colombia finalmente falló que la compañía, ahora en manos de SSA, tenía derecho a la mitad del tesoro del barco que no se consideraba herencia cultural. También ordenó que los objetos valiosos sacados a la superficie fueran depositados en el Banco Central para asegurar su entrega equitativa.

Sin embargo, el fallo no llevó a ninguna operación de salvamento del tesoro, porque gobiernos sucesivos se negaron a tomar medidas.

Finalmente, en diciembre del año pasado, el presidente Juan Manuel Santos anunció que un nuevo equipo había encontrado independientemente el San José y que estaba en un lugar no explorado antes. De la noche a la mañana, SSA quedó fuera del panorama.

En ese momento, el presidente Santos dijo que los restos del barco, que naufragó hace 300 años, fueron encontrados por científicos de talla mundial, la Armada colombiana y un investigador no identificado que “se parece a Hemingway”.

Una de las organizaciones que se rumoró participaron en el descubrimiento del 2015 es la Woods Hole Oceanographic Institution. Esta entidad de Massachusetts negó una solicitud de entrevista, diciendo que estaba sujeta a un acuerdo de confidencialidad.

4,000 millones y $17,000 millones, el valor de la carga del galeón San José

Sin embargo, SSA cree que fueron sus coordenadas –y no un hombre barbudo– las que llevaron a encontrar el naufragio. Desde el anuncio el año pasado, SSA ha solicitado repetidas veces al gobierno colombiano una visita conjunta a la zona.

“Estamos listos para ir cuando el gobierno lo esté, hemos hecho esta oferta cinco veces por escrito”, dijo Danilo Devis, abogado de SSA. “Pero siguen ignorándonos porque saben que el ‘descubrimiento’ es una farsa”.

Las coordenadas

El gobierno colombiano no ha ofrecido muchos detalles sobre el descubrimiento desde su anuncio. Pero según correspondencia mostrada por Devis, uno de los principales asuntos es la interpretación de las coordenadas de SSA por parte del gobierno colombiano.

 

En su informe de 1982, la compañía entregó lecturas de latitud y longitud que apuntan a un lugar 21.5 millas al oeste de la Península de Barú. El informe, que data de antes del surgimiento de la tecnología GPS, expresa que el naufragio está en “la cercanía inmediata” de las coordenadas.

Pero ahora, según Devis, el gobierno insiste en que las coordenadas exactas son lo que importa.

“Las coordenadas nunca tuvieron por fin identificar el lugar exacto del naufragio”, escribió Devis en un correo electrónico. “Es un punto inicial, o un punto de referencia para ubicarlo, en su cercanía inmediata”.

Pero no está claro lo que significa exactamente “en la cercanía inmediata”. En un mapa que SSA entregó al Miami Herald y al gobierno, la compañía ha identificado cinco áreas de restos a pocas millas náuticas de las coordenadas originales del San José de 1982.

A pesar del anuncio de diciembre, el gobierno colombiano no ha ofrecido muchos detalles sobre el lugar o sus planes para rescatar el tesoro. Autoridades del Ministerio de Cultura dijeron que no estaban autorizadas para hablar sobre el caso, y el Ministerio de Relaciones Exteriores no respondió a solicitudes de información.

Mucha gente aparece y dice que son los propietarios. No, señores, es patrimonio de todos los colombianos

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia

El tesoro

Pero lo que queda claro es lo que está en juego. Cuando el San José fue hundido por la Armada británica en 1708, se cree que llevaba una enorme cantidad de oro, plata, esmeraldas y otras riquezas del Nuevo Mundo con destino a España.

Durante un caso judicial en Estados Unidos en los años 1990, SSA calculó que la carga tenía un valor de entre $4,000 millones y $17,000 millones, lo que convertiría al San José en quizás uno de los barcos hundidos más valiosos en las Américas.

El presidente Santos ha dejado en claro a quién le pertenece esa riqueza.

“Mucha gente aparece y dice que son los propietarios”, dijo el año pasado poco después del descubrimiento. “No, señores, es patrimonio de todos los colombianos”.

El gobierno ha propuesto construir un museo en la ciudad turística de Cartagena para exhibir el tesoro.

Al principio, España –citando la ley marítima internacional– sugirió que tenía el derecho sobre el tesoro porque el San José era un barco del gobierno, pero más recientemente ha modificado su postura.

El mes pasado, el ministro español de Justicia, Rafael Catalá Polo, dijo que como Colombia y España tienen reclamaciones de peso, la mejor solución sería dejar el San José en el fondo del mar.

“No importa lo que valga [el tesoro], España o Colombia lo gastarían en uno o dos años y el galeón habría desaparecido”, le declaró al diario colombiano El Tiempo. “Si lo dejamos donde está, en 50 años nuestros nietos pueden visitar la herencia cultural que pertenece a todos”.

Harbeston dijo que estaba “muy escéptico de las intenciones reales de España”.

El valor histórico del naufragio significa que buena parte pertenece a un museo, dijo.

“No puedo imaginar que se quede” en el fondo del mar, dijo. “Quedaría vulnerable a robos, ahora que Colombia ha hecho tanto alboroto al respecto”.

SSA insiste en que tiene una mejor solución que provocar un incidente marítimo, y se dice dispuesta a hacer dejación de su reclamación si Colombia prueba que el hallazgo de 2015 no es sencillamente un “nuevo descubrimiento” del hallazgo de SSA en los años 1980.

“Vayamos juntos al lugar, y si es una ubicación diferente, entonces hacemos dejación de nuestra reclamación y que se levante el embargo”, dijo Devis. “En tres o cuatro días el gobierno pudiera solucionar un problema de hace 30 años”

  Comentarios